28 may. 2014

El misterioso caso de "Impulso" en San Clemente (Cuenca)

Dinero y presencia en medios de comunicación. Eso es lo que principalmente más nos ha faltado en la campaña de IMPULSO SOCIAL. Y no me resisto a contar el ejemplo de San Clemente (Cuenca). Ignoro si concurren aquí otros factores. No conozco San Clemente, no he estado por ahí en mi vida aunque ahora tengo muchas ganas.

Resulta que el porcentaje de voto que hemos obtenido en el conjunto de España es del 0,11%. Y resulta que el porcentaje obtenido en la provincia de Cuenca, donde no hemos realizado ningún acto de campaña ni tenemos núcleos significativos de militantes ha sido de un raquítico 0,09%.

Pero el caso es que el 15 de mayo, festividad de San Isidro labrador, me hicieron una entrevista en la emisora municipal de esa histórica ciudad manchega. Fueron unos minutos en los que se me permitió hablar con tranquilidad y exponer las ideas de Impulso Social de forma creo que amena y directa. Pues bien. El resultado obtenido en San Clemente ha sido del 0,72%. Son sólo un puñado de votos -18 concretamente- en una pequeña ciudad de La Mancha que tiene un censo de unos 5.000 votantes, pero es un dato que me dice mucho. Porque extrapolando estos números veo que un 0,72% en toda España hubieran sido más de 100.000 votos y eso nos hubiera situado como la fuerza política número 14ª en lugar de ser la 25ª que es el lugar que tenemos ahora de entre las treinta y nueve candidaturas presentadas. 

Se da además la circunstancia de que en las elecciones de 2009 AES y PFyV no recibieron ningún voto en San Clemente. ¿De dónde sale pues ese pequeño impulso de 18 personas que se deciden a votar a una marca nueva, con apenas dos meses de vida? ¿Serán todos carlistas? Tampoco hablé mucho de carlismo en la entrevista... A lo mejor hay por aquí algún sanclementino que me lo pueda explicar. De momento me quedo con la ilusión de pensar que fue aquella pequeña entrevista la que sirvió para despertar 18 voluntades.
 
Gracias en cualquier caso a esos sanclementinos anónimos. En estos momentos de bajón pensar en ellos y en no defraudarles me sube el ánimo.
Publicar un comentario