21 nov. 2009

Discurso en el Cerro de los Angeles 2009

CERRO DE LOS ANGELES
SABADO 21 DE NOVIEMBRE DE 2009

(Notas-resumen del discurso pronunciado en el Acto Nacional de la CTC)


Os quiero decir tres cosas:

AMOR
Primera: que tenemos que querer más a la gente. Que el patriotismo se demuestra queriendo a la gente. Que la política es una forma de caridad. Que el único sentido que tiene la acción política y concretamente la acción de la Comunión es buscar el bien de nuestra familia de familias que es España y los españoles. Ante los problemas que nos abruman y los demasiados frentes de batalla a los que no podemos abarcar podemos tener dos actitudes. O nos desesperamos dejándonos llevar por la soberbia como si todo dependiera de nosotros, con malas caras, haciendo las cosas a desgana, siempre negativos, protestando de todo... o ponemos las cosas en manos de Dios y trabajamos con entusiasmo sabiendo que el triunfo de la Causa no depende de nuestras pobres fuerzas. Y siendo muy conscientes de que no somos especiales ni más guapos ni mejores por el hecho de haber recibido una herencia preciosa.

SERVICIO
Segunda: que tenemos que reirnos más de nosotros mismos. Que no nos tomemos demasiado en serio. Que no tengamos miedo a equivocarnos o a hacer el ridículo. Que los principios son sagrados pero que nosotros no somos sacerdotes de la política, ni pastores, a lo máximo perros pastores. El carlismo es un instrumento que está para ser usado, y gastado, y manchado. El carlismo no es una teoría ni una pura doctrina. Es un medio para la acción política y como tal está rodeado de riesgos. Rebajemos el concepto que tenemos de nosotros mismos sin que eso quite ni un ápice a las glorias de nuestros mayores.

VALOR
Tercera: que tenemos que ser más ambiciosos. Que tenemos que ponernos metas y objetivos realistas. Que un objetivo realista es, por ejemplo, pasar del millar de afiliados a varios millares. Que no podemos soñar con el poder o crear un partido que sea alternativa de gobierno. Pero que sin embargo si podemos y debemos aspirar a que la Comunión sea una organización fuertemente institucionalizada, con unos medios económicos suficientes, con una base social de varias decenas de miles de personas, con varias personas liberadas, con unos medios de comunicación ágiles, con una estructura que permanezca en funcionamiento aunque uno se eche novia o a otro le atropelle un coche.  

AMOR, SERVICIO Y VALOR. Son palabras grandilocuentes que sin embargo podemos y debemos llevar a la arena política. Porque si nosotros no lo hacemos nadie lo hará.

9 jun. 2009

HISPANIDAD: El líder de CTC, Javier Garisoain apuesta por una unión entre los partidos que defienden los principios no negociables


El líder de CTC, Javier Garisoain apuesta por una unión entre los partidos que defienden los principios no negociables

Reconoce la dificultad de romper el bipartidismo

Hispanidad, lunes, 08 de junio de 2009

En las curiosidades sobre los resultados del 7-J incluíamos el dato de todos los partidos que se quedan sin representación, aunque se encuentran lejos de poder formar una sola coalición. Caso distinto es el de los partidos de los principios no negociables. La suma de AES (19.678), Familia y Vida (9.802) y Solidaridad y Autogestión Internacionalista (5.987) da un total de 35.467 votos, muy lejos de obtener un escaño, a falta de conocer dónde han ido los votos de otro de los partidos de los valores no negociables, CTC, que no se presentó en esta ocasión. Nos quedamos sin saber si la suma de los esfuerzos de estos partidos en una sola coalición habría, más que sumado, multiplicado el número de votos. Estas elecciones habrían sido la ocasión.

Por eso, el secretario de la Comunión tradicionalista Carlista, Javier Garisoain, reconoce en una entrevista publicada en su web las dificultades de romper el bipartidismo. No obstante, Garisoain continúa apostando por la unión entre los partidos que defienden los principios no negociables: “El tiempo nos irá dando la razón y al final, si queremos de verdad hacer algo en el plano electoral, terminaremos confluyendo en la misma plataforma política todos los que defendemos esos mínimos tan básicos como son el derecho a la vida, la familia como Dios manda, la libertad y el bien común”, concluye el líder de CTC.

PUBLICADO EN HISPANIDAD

8 jun. 2009

Entrevista en INFOCATOLICA


JAVIER GARIOSAIN, SECRETARIO GENERAL DE LA CTC, ANALIZA LAS ELECCIONES

«Lo que de verdad compromete a la Iglesia es que los católicos no actúen en política con coherencia»

La Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) no presentaba en esta ocasión candidatura propia ni recomendaba el voto a ninguna en particular. Pero eso no quiere decir que los carlistas hayan estado de brazos cruzados. En los últimos meses sus dirigentes han venido trabajando en pro de una amplia alianza electoral en torno a los llamados «Principios No Negociables» (vida, familia, libertad y bien común). Ante la falta de voluntad política manifestada por varios de los grupos invitados a participar en el proyecto, finalmente no ha sido posible ofrecer a los electores españoles una gran opción capaz de hacer frente con garantías al presunto «voto útil» que representa el PP. El secretario general de la CTC, Javier Garisoain, responde a continuación a varias cuestiones como análisis de los resultados electorales recién conocidos.
08/06/09 1:38 PM | Imprimir | Enviar
(Carlistas.org/InfoCatolica) Entrevista al secreatrio general de la Comunión Tradicionalista Carlista, Javier Garisoain:
¿Qué primera valoración hace de estas elecciones europeas una vez conocidos los resultados?
En la «gran política», la que podríamos definir como la política «de los cientos de miles» se constata que a pesar de la abstención de la mitad del electorado estamos ante un un sistema bipartidista, opaco, tremendamente cerrado, que convierte la misma idea de democracia en un engaño. Todos los mensajes de PP y PSOE se simplifican al máximo y se reducen a colores, gestos y lemas de campaña diferentes en apariencia, pero que en realidad ocultan una misma manera de entender España, Europa, la política y un mismo modelo de sociedad.
¿Y en cuanto a los pequeños partidos? ¿Qué le parecen los resultados de grupos como AES, Libertas, PFyV, SAIn...?
Partidos como estos son los representantes de la política que yo llamo «de los miles» porque a duras penas juntan cada uno unos pocos miles de apoyos. Todos ellos -tal como desde nuestra propia experiencia venimos advirtiendo hace mucho tiempo- se encuentran una y otra vez con la dificultad enorme de romper el bipartidismo. Unos utilizan las elecciones como medio «barato» de hacer propaganda. Otros, los menos, aspiran sinceramente a alcanzar representación pero quedan tan lejos de conseguirlo que se desaniman y agotan en el esfuerzo.
¿Y cuál sería entonces la solución para que los partidos que defienden los principios no negociables pudieran entrar en las instituciones según su punto de vista?
En política no existen soluciones mágicas ni recetas infalibles. Sin embargo nosotros, desde la autoridad moral que nos proporciona nuestra dilatada experiencia, estamos cada vez más convencidos de que para conseguir que al menos los «principios no negociables» estén bien representados no hay más remedio que establecer alianzas electorales ambiciosas que sean capaces de arrancar (a la abstención y al PP principalmente) los varios cientos de miles de votos necesarios.
Algunos rechazan este planteamiento porque dicen que se trataría de una alianza «confesional» o que comprometería a la Iglesia.
Lo que de verdad compromete a la Iglesia -y de paso escandaliza a los no creyentes- es que los católicos no actúen en política con coherencia. Que digan en el templo «Dios es el Señor» y luego lo desmientan en la vida pública. Que sean capaces de militar en partidos en los que tienen que permanecer callados o negociar con lo no-negociable. Que acepten ir incluidos en candidaturas en compañía de políticos abortistas, o anti-familia, o enemigos de la libertad. ¿Por qué tiene que resultar tan extraño que un grupo de políticos, vengan de donde vengan, respetándose unos a otros, y sin renunciar a mantener cada uno su personalidad e ideario íntegro, se comprometan juntos en la defensa de unos valores mínimos? La Plataforma por los Principios No Negociables que nosotros y otros grupos como AES hemos planteado o estaríamos dispuestos a apoyar se limita a proponer unos mínimos no-negociables para articular una alianza electoral en torno a ellos. Nada más y nada menos.
Imprimir |  Enviar |  RSS |  Facebook |  Meneame |  Technorati |  Del.icio.us |  ¿Qué significan todos estos iconos? |
    
10 comentarios
Comentario de museros
Pues qué claro y qué bien se ha expresado este hombre...

Y tiene toda la razón al señalar la incoherencia de los que dicen defender unos principios pero militan en partidos que los atacan, o van en candidaturas en compañía de otros que los atacan.

Ojalá AES y CTC puedan seguir acercándose para elecciones futuras (y si se suman otros, mejor).
08/06/09 5:18 PM
Es verdad : La falta de coherencia entre lo que se cree y lo que se vive es un antitestimonio
08/06/09 5:37 PM
Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice el representante de la CTC. Lo que es un flaco favor a la fe católica es renunciar a ella en una esfera de la vida, como es la política.
08/06/09 6:15 PM
Comentario de Martati
Si los cristianos comprometidos presentamos un frente común en defensa de los Principios Innegociables de Benedicto XVI, la Ley Natural tendría por primera vez y desdwe hace mucho, defensores edel Derecho y de la Ley Natural en España.
Todo pasa por:
http://www.no-negociables.es/
08/06/09 6:16 PM
Totalmene de acuerdo con lo que manifiesta Gariosain. Lo único imprescindible en política es defender los principios innegocialbes; lo demás es secundario. Debería formarse una coalición que respete la personalidad de cada entidad integrante, con el único objetivo de llevar a la vida pública la Cultura de la Vida y dejar apartado momentáneamente lo demás.
08/06/09 8:19 PM
Es muy importante la acción cultural del tradicionalismo, sobre todo en Cataluña y Pais Vasco.

Reafirmar la estrategia del Papa: recordar las raíces y los antepasados. Hay que llevar a muchos del virus del nacionalismo, hacia el antiguo y cristiano "fuerismo" y patriotismo de la tierra pequeña.

Ese trabajo es fundamental y se nota el esfuerzo de los carlistas en la web.
Te conocí en Roma, Javier, en los 500 mártires, con todo vuestro animado grupo. Mucho ánimo a todos.
08/06/09 8:49 PM
Comentario de asrone
kepa, me ha gustado tu comentario. Dar un testimonio de coherencia con lo que uno cree. Y pienso que eso no puede hacerlo un católico votando al PP. No se pueden subordinar los deberes morales a las estrategias políticas.
___________________________________________-

Si es verdad lo que aquí se dice

http://www.dailymail.co.uk/news/
article-1174540/David-Cameron-Tory-leader-
join-Gay-Pride-march.html?
printingPage=true

Rafael L-D tendrá que replantearse el apoyo de los tories, ¿no?
_________________________________________________

Lo repito: LOS JÓVENES. Déjense de Blas Piñar y tonterías. Cuando dentro de nada se reúnan los jóvenes en Madrid, ¿habrá alguien que les explique las consecuencias reales del 'mal menor con el PP'?
¿Tendrá Rouco y todos los demás una protesta pacífica diaria durante esas jornadas por parte de católicos que SABEN que votar al PP es esto?

http://elppcontrasusvotantes.
wordpress.com/

Y si es aceptable que lo vote un católico, entonces que lo digan en las dichosas recomendaciones a la hora de votar.
_________________________________________________

abortionno.org
08/06/09 9:27 PM
Comentario de naftul
¿Alguien ha escuchado a algún obispo español decir que no se puede votar al PP ni al Psoe en estas elecciones europeas? agradeceria que se me diera esta información.
09/06/09 2:06 AM
Comentario de lufernan
Bien por lo dicho, pero algunos (algunos) catolicos estamos hartitos de buenas diagnosis, que las hay hasta aburrir, y poca accion, casi ninguna. Buenas diagnosis empezando por las hechas por los obispos que dan una foto fiable del momento. Ninguna accion, empezando por los obispos, que no dan directrices claras con nombres y apellidos. Desde el momento que la politica rige el destino moral de un pueblo, la Iglesia debe involucrarse activamente en politica. Y es responsabilidad de los pastores orientar clara e inequívocamente en este aspecto con nombres y apellidos, cosa que hacen a medias, que es peor que no hacerlo. No se puede votar a un partido que ha defendido en el Parlamento Europeo la distribución de la píldora del día después y el control de la natalidad como han hecho algunos (no todos) los parlamentarios del PP hace unos meses (Vidal Quadras, por ejemplo, hay más).
¿Con qué dignidad nos vamos a acercar a la Eucaristía votando de esta forma? ¿Qué pastoreo es el que no previene a las ovejas de que no hay pasto donde van? ¿Qué honra estamos dando al Señor cuando le recibimos con esta disposición? Porque no nos olvidemos que si estos políticos a los que votamos los católicos propugnan leyes que ofenden a Dios, nosotros somos colaboradores necesarios con el mal hecho.
Naftul, lo siento, nadie ha escuchado a los obispos decir lo que preguntas. Y visto lo visto, nadie los va a oir.
09/06/09 9:11 AM
Este hombre dice palabras verdaderas y sensatas.
09/06/09 11:49 AM

Declaraciones del Secretario General de la CTC, Javier Garisoain Otero, ante los resultados electorales

08.06.2009.- La Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) no presentaba en esta ocasión candidatura propia ni recomendaba el voto a ninguna en particular. Pero eso no quiere decir que los carlistas hayan estado de brazos cruzados. En los últimos meses sus dirigentes han venido trabajando en pro de una amplia alianza electoral en torno a los llamados "Principios No Negociables" (vida, familia, libertad y bien común). Ante la falta de voluntad política manifestada por varios de los grupos invitados a participar en el proyecto, finalmente no ha sido posible ofrecer a los electores españoles una gran opción capaz de hacer frente con garantías al presunto "voto útil" que representa el PP. El secretario general de la CTC, Javier Garisoain, responde a continuación a varias cuestiones como análisis de los resultados electorales recién conocidos. 

Pregunta: ¿Qué primera valoración hace de estas elecciones europeas una vez conocidos los resultados? 
Respuesta: En la "gran política", la que podríamos definir como la política "de los cientos de miles" se constata que a pesar de la abstención de la mitad del electorado estamos ante un un sistema bipartidista, opaco, tremendamente cerrado, que convierte la misma idea de democracia en un engaño. Todos los mensajes de PP y PSOE se simplifican al máximo y se reducen a colores, gestos y lemas de campaña diferentes en apariencia, pero que en realidad ocultan una misma manera de entender España, Europa, la política y un mismo modelo de sociedad. 

P.: ¿Y en cuanto a los pequeños partidos? ¿Qué le parecen los resultados de grupos como AES, Libertas, PFyV, SAIn...? 
R.: Partidos como estos son los representantes de la política que yo llamo "de los miles" porque a duras penas juntan cada uno unos pocos miles de apoyos. Todos ellos -tal como desde nuestra propia experiencia venimos advirtiendo hace mucho tiempo- se encuentran una y otra vez con la dificultad enorme de romper el bipartidismo. Unos utilizan las elecciones como medio "barato" de hacer propaganda. Otros, los menos, aspiran sinceramente a alcanzar representación pero quedan tan lejos de conseguirlo que se desaniman y agotan en el esfuerzo. 


P.: ¿Y cuál sería entonces la solución para que los partidos que defienden los principios no negociables pudieran entrar en las instituciones según su punto de vista? 
R.: En política no existen soluciones mágicas ni recetas infalibles. Sin embargo nosotros, desde la autoridad moral que nos proporciona nuestra dilatada experiencia, estamos cada vez más convencidos de que para conseguir que al menos los "principios no negociables" estén bien representados no hay más remedio que establecer alianzas electorales ambiciosas que sean capaces de arrancar (a la abstención y al PP principalmente) los varios cientos de miles de votos necesarios. 


P.: Algunos rechazan este planteamiento porque dicen que se trataría de una alianza "confesional" o que comprometería a la Iglesia. 

R.: Lo que de verdad compromete a la Iglesia -y de paso escandaliza a los no creyentes- es que los católicos no actúen en política con coherencia. Que digan en el templo "Dios es el Señor" y luego lo desmientan en la vida pública. Que sean capaces de militar en partidos en los que tienen que permanecer callados o negociar con lo no-negociable. Que acepten ir incluidos en candidaturas en compañía de políticos abortistas, o anti-familia, o enemigos de la libertad. ¿Por qué tiene que resultar tan extraño que un grupo de políticos, vengan de donde vengan, respetándose unos a otros, y sin renunciar a mantener cada uno su personalidad e ideario íntegro, se comprometan juntos en la defensa de unos valores mínimos? La Plataforma por los Principios No Negociables que nosotros y otros grupos como AES hemos planteado o estaríamos dispuestos a apoyar se limita a proponer unos mínimos no-negociables para articular una alianza electoral en torno a ellos. Nada más y nada menos. 

10 mar. 2009

Martirial mejor que victimista

Martirial mejor que victimista

La celebración cada año de la fiesta de los Mártires de la Tradición Española es una ocasión entrañable para todos los carlistas. De hecho es la piedra de toque que distingue entre nosotros al carlista “fino” del neo-carlista recién llegado que no ha tenido tiempo todavía de empaparse del carlismo más auténtico. Porque lo martirial, es decir, lo testimonial, está en la raíz más profunda de este movimiento político que nació no para lamentar una pérdida sino para dar un testimonio.

La revolución liberal, conforme iba barriendo por toda Europa no solo la monarquía acartonada del despotismo ilustrado sino los restos aún vigorosos de la Cristiandad medieval fue fabricando víctimas por cientos de miles. Víctimas de la explotación capitalista, victimas de un militarismo desaforado, familias víctimas, municipios víctimas, instituciones víctimas. El carlismo nació entre los españoles que todavía no habían sido víctimas. Entre los españoles que viviendo inmersos en un mundo difícil, pecador e imperfecto querían hacer las cosas como Dios manda, y estaban siendo testigos de la amenaza que se les echaba encima. La España más libre, menos explotada, menos proletarizada, más cristianizada en definitiva es la que se alzó con Don Carlos y en contra del liberalismo. Era la España más clarividente. La más consciente. Eran los restos de aquella España que después de culminar para la Cristiandad la Reconquista peninsular había cruzado el Océano para seguir una conquista universal. Eran familias y comunidades, un pueblo que tenía sangre suficiente como para no dejarse avasallar sin lucha. Las derrotas militares sufridas en el siglo XIX nunca lograron convertir al carlismo en víctima porque ya estaba vacunado, y porque los sufrimientos que hubieron de pasar los carlistas no caían como una lluvia inevitable sino como consecuencia de un enfrentamiento libremente decidido. Las penurias de entonces no fueron una sorpresa sino, como se decía en aquel lenguaje decimonónico tan poético, timbres de gloria y honor.

Ser carlista significa pues asumir esa herencia, formar parte de un movimiento político nacido para dar testimonio, y por eso celebramos el día de los Mártires de la Tradición y no el de las víctimas del liberalismo.

Hoy en día, cuando aquel tejido social que vivía unido en torno a la legitimidad dinástica ha sido prácticamente destruido la misión del carlismo queda purificada. Porque ahora ya no tenemos la tentación de sentirnos fuertes por nosotros mismos. Antes lo sabíamos pero ahora lo vemos y lo palpamos: que lo que tenga que ser será porque Dios quiera y no por nuestros méritos.

De entre todas las formas de santidad que enriquecen a la Iglesia la más misteriosa es el martirio. Mucho más que la santidad mística porque ésta, al fin y al cabo, resulta plenamente lógica incluso en sus fenómenos paranormales para quien ha aceptado la lógica de la fe. En cambio lo martirial es tan humano, tan de andar por casa, que lo divino solo se descubre en esa transformación del barro cotidiano en oro fino. El carlismo, salvando todas las distancias teológicas, tiene esa vocación martirial en su misma esencia. A los carlistas no les pasan cosas, las hacen a conciencia. No les meten en líos… se meten ellos mismos. No se contentan con ser víctimas, quieren ser mártires.

Este concepto de mártir, en su sentido más extenso y naturalmente no canónico, fue recogido por el mismo Carlos VII en su decreto de instauración de esta nueva fiesta nacional. No habrían de entenderse únicamente como mártires los fallecidos en el frente de batalla; también eran mártires los perseguidos en tiempo de paz, los representantes políticos y sociales, los periodistas, los organizadores, los sindicalistas, etc. Los ridiculizados, los encarcelados, los represaliados de cualquier forma por lealtad a la Causa. Si se piensa desde este punto de vista en la misma palabra mártir, que tiene aires de arqueología de las persecuciones neronianas, acaba recobrando un sentido de rabiosa actualidad. No andaba descaminado el rey Carlos VII al instituir esta fiesta. Hemos hecho bien los carlistas en mantenerla como una de nuestras señas de identidad más preciadas. Tal vez no tengamos otro mérito.

F. Javier Garisoain Otero
Secretario General de la CTC

Publicado en AHORA INFORMACION 97. MAR-ABR 2009