3 jul. 2019

El sistema tradicional hispano de apellidos y los feministos

Todavía no he oído a ningún feministo ensalzar el sistema tradicional hispano de apellidos que es prácticamente el único del mundo que conserva en plano de igualdad el apellido materno junto al paterno. En Japón, Rusia, Francia, en los países anglosajones, en los árabes, en Turquía... el apellido materno prácticamente desaparece. No así en España e Hispanoamérica, y hasta en Guinea Ecuatorial, donde cada persona lleva oficialmente dos apellidos. Este sistema, consagrado por ley en 1870 era ya costumbre arraigada desde que en 1501 lo introdujera en Castilla el gran Cardenal Cisneros.

Y hablando de Guinea Ecuatorial, al parecer existían entre los Fang y otras étnias africanas auténticos apellidos femeninos. Transmisibles de madres a hijas. Dejo ahí la idea por si aparece algún feminista coherente que quiera aprovecharla. De momento, como digo, ya podrían estirarse un poco y reconocer lo que supone para nuestro lado materno el sistema de apellidos hispano, especialmente cuando lo comparamos con la pobreza del apellido único típica de la cultura anglosajona dominante.

El animalismo que ya está aquí, a ver cuánto dura

Después de la animalización del hombre viene, lógicamente, la humanización del animal. Son dos tendencias desordenadas que confluyen hasta producir efectos aberrantes en personas que, en teoría, deberían ser la salvaguarda de la razón y el sentido común como es el caso de los profesores de universidad. El caso es que uno de ellos, llamado Esnest Castro (@ernest_castro), ha comparado en twitter la apertura de un nuevo macro matadero porcino con los campos de exterminio de los nazis. Dice, por ejemplo: 

"El 29 de septiembre de 1941, en Babi Yar (Ucrania), 33.771 judíos; en Binéfar (España), cada día -a partir de hoy- todos los días, 30.000 cerdos." 

O sea, que para este tarado, profesor de filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, autor de varios libros, y con más de 10.000 seguidores en la citada red social, matar cerdos para alimentar a la población es lo mismo que asesinar hebreos a mansalva. Se ha montado cierto revuelo en twitter, naturalmente, porque todavía queda gente con sentido común, pero sus seguidores lobotomizados no dejan de gruñir en su defensa. Uno de ellos ha afirmado esta perla con la que concluyo el asunto para que se hagan ustedes una idea de cómo está el patio: 

"Los cerdos son personas. Son seres cognitivos con personalidad. Tienen intereses propios, afectos y capacidad para sufrir. Sólo es por sesgo especista que justificamos tratarlos como cosas a nuestra disposición"

En fin. Algunos tenemos aspiraciones más altas que las que nos puede ofrecer una piara. 

En cualquier caso quiero lanzar un aviso a los animalistas, veganos y demás niños pijos abducidos por la ñoñería de Walt Disney: sepan que el animalismo se convertirá en un movimiento reaccionario  y casposo cuando surja la conciencia liberadora de los vegetalistas. Entonces nos enteraremos de que el auténtico crimen básico de la humanidad, lo que inició nuestra corrupción moral, fue amputar una inocente y pacífica alcachofa. ¡Vaya!, parece que nos vamos acercando a la manzana de Adán y Eva.

21 jun. 2019

Las ideologías y los partidos, ese es el problema

Es muy frecuente leer en los artículos de opinión de la prensa de derechas lamentos de plañideras cada vez que constatan el grado de locura, y las cotas de poder, que alcanzan los partidos separatistas. Y buscando explicaciones para cosas que no entienden llegan a conclusiones peregrinas. Dice José María Carrascal en el ABC, por ejemplo, que el problema de Navarra es su vasquización. La hermana realidad sin embargo nos enseña que Navarra siempre ha tenido a la cultura vasca como parte inseparable de su identidad. Navarra no necesitaba al PNV ni a la ETA para ser más vasca. ¿Cuál es entonces el problema?

El problema que tenemos en Navarra, en España y en todo el mundo político occidental son las ideologías. Construcciones mentales artificiales que no se asientan en la verdad de lo que las cosas son, no se sostienen en el saber sino en la voluntad, en el podemos y en el queremos. Son doctrinas falsas, pseudorreligiones que parten de visiones reduccionistas como el laicismo, el individualismo, el militarismo, el feminismo, el colectivismo, el estatalismo, el ecologismo... o el vasquismo. Pero el problema más gordo es que esas ideologías no se quedan en los corrillos intelectuales sino que merced al sistema de partidos dividen a la sociedad en función de todas esas mentiras que llevan a las instituciones. 

Me temo que todo esto a Carrascal, y a todos los que nunca se han planteado salir de Matrix, les sonará a chino. Lo siento por ellos.  

13 jun. 2019

Lecturas: Omega 666 El planeta gris, de Juan Luis Gallardo

Copio a continuación la reseña publicada por Tradición Viva pues después de haber leído la novela me parece que ofrece un resumen muy acertado de la misma. 

La nueva editorial Campomanes Editores ha tenido la feliz ocurrencia de reeditar en España «Omega 666. El planeta Gris» del autor argentino Juan Luís Gallardo, una de esas obras que necesariamente se leen en una sola jornada, pues es imposible levantar la vista hasta su conclusión.

Omega 666 es una extraña distopía, pues leída tan solo 20 años después de su primera publicación, el lector tiene la extraña impresión de ser testigo directo de los cambios sociales vaticinados por el autor.

La obra nos sitúa en la vida futura en el planeta Tierra, una vida que ha visto como las naciones desaparecían, al igual que desaparecía la inmensa mayoría de la población mundial bajo el imperio de las leyes eugenésicas. La prohibición de las relaciones heterosexuales, y el fomento del homosexualismo han conseguido la disminución progresiva de la humanidad; y la eutanasia ha conseguido dar solución a los grandes gastos en salud.

La nueva sociedad no conoce de naciones, y la Gran Coalición del Norte es la encargada de mantener el teatro de cierta forma de democracia que en los hechos deja escaso margen a la libertad, configurando una tiranía parlamentaria que controla a los individuos, marcando sus comportamientos sociales, sexuales y económicos.

Omega 666 es un triste vaticinio de las desastrosas consecuencias de la Conferencia sobre población y desarrollo del Cairo desarrollada en 1994, y que supuso el impulso de los nefastos y desastrosos falsos dogmas de la ideología de género.

La obra de Juan Luís Gallardo nos permite vislumbrar el previsible futuro al que nos conducirá el Nuevo Orden Mundial; pero a diferencia de otras distopías el autor nos proporciona la esperanza que nunca abandona a todo cristianos. En las tierras del sur, una sorprendente comunidad resiste al imperio de lo políticamente correcto, combate las consecuencias de la ideología de género, y es capaz de conservar la doctrina sana preparándose para reconquistar el mundo.

Omega 666 recuerda a los cristianos que en tiempos de persecución las catacumbas pueden ser una solución capaz de conservar los elementos necesarios para una futura restauración social.

Título: Omega 666. El planeta gris
Autor: Juan Luís Gallardo
Editorial: Campomanes Editores (Sevilla,2019)
Páginas: 275
PVP(incluido gastos de envío): 10 €
ISBN: 978-84-120050-0-4