Páginas

18 dic 2022

Pensamiento navarro: La mano izquierda de Irulegui


No sé por qué se han puesto tan contentos los euskadianos con lo que nos revela la mano de Irulegui. El hallazgo, curioso y divertido, parece demostrar que la alfabetización de los pobladores prerromanos de la comarca de Pamplona, se hizo al estilo ibérico, o sea, como en muchos otros pueblos de la Península. La mano demuestra asimismo que el diccionario batua no ayuda demasiado a desentrañar el lejano idioma vascónico pues apenas ha ayudado a entrever una palabra de las cinco que componen la inscripción. Finalmente, para rebajar un poco más la propaganda fuera de lugar que ha generado la pieza, podríamos apuntar que el uso de este tipo de amuletos es habitual en todas las culturas, algunos de ellos con cierta semejanza en forma y significado como la famosa "mano de Fátima", tan común entre hebreos y musulmanes. 

A mí también me gusta la arqueología y aprecio la singularidad del hallazgo. Me resulta simpático el buen rollo que transmite esa única palabra presuntamente legible. Pero me parece que estamos ante un caso evidente de historicismo interesado. ¿Qué se esperaban encontrar en una puerta de un poblado del Bronce? ¿Una chapita del Sagrado Corazón?

La misma palabra supervasca de sorioneku/zorionak merece un apunte desconcertante. Julio Caro Baroja afirmó su procedencia latina, de sors (suerte) y bonus (bueno). (Así lo explicaba Patxi Mendiburu hace tiempo aquí : http://patximendiburu.blogspot.com/2016/12/asiron-un-zorionak-del-neolitico.html?m=1…). Sin embargo el mismísimo Jon Juaristi discrepa de don Julio manteniendo la tesis original, de txoria (pájaro, símbolo ancestral de buen augurio). Debate abierto, por tanto.

Y más. Han llegado a decir los propagandistas euskadianos, dominados por el complejo de Asterix, que el poblado vascón de Irulegui fue "arrasado por los romanos". La verdad es que tan "romanos" eran entonces los que atacaban como los que defendían Irulegui. La guerra sertoriana, una guerra civil por el control del imperio, obligó a los vascones, como a otros pueblos o tribus de la Península, a tomar partido por unos o por otros. En el transcurso de aquel conflicto se incendiaron Irulegui o Cascante, pero también se fundó Pompaelo. Así es la vida.

Por mi parte me remito a lo que vayan diciendo los expertos. De momento afirman que lo que pone en la mano de Irulegui no es euskera arcaico sino en todo caso un idioma vascónico escrito en alfabeto ibérico. Demasiado bombo para una sola palabra.

Ya se que nuestros progres autóctonos, digan lo que digan los estudiosos, se seguirán viniendo arriba con sus interpretaciones sacadas de contexto -me consta que estas navidades van a regalarse unos a otros camisetas con el bendito sorioneku a 18,75 euros la unidad-. En el fondo les entiendo. Esa mano -que además es una mano izquierda- pudiera ser el antecedente del logotipo feminista del "no es no". Me temo que no se han parado a pensar que si la cosa hubiera aparecido en los años 40 alguien podría haber dicho que era un testigo indudable del saludo paleofascista. Es lo que tienen los historicismos, que todo sirve si la intención es barrer para casa. 

En fin, dejemos trabajar a los historiadores y no busquemos en los jirones de la historia anécdotas que justifiquen nuestras ideicas preconcebidas.











No hay comentarios: