Páginas

3 dic 2022

El nuevo consumismo


¿En qué momento aceptamos ser llamados con ese término reduccionista, insultante y cosificador de "consumidores"? Sí, los humanos consumimos, claro, pero ¿a cuento de qué viene esta exaltación del consumo? ¿No será que alguien necesita mostrar el numero apabullante de "consumidores" para justificar su producción insostenible de basura? Además llamarnos consumidores es un insulto mentiroso pues la mayor parte de nuestras compras compulsivas, incentivadas por un marketing enloquecido, no son estrictamente consumidas o gastadas sino más bien derrochadas y desechadas como basura.

Hay un sistema económico, político y hasta filosófico consumista que nos está utilizando como excusa para producir más y más. No es verdad que necesitemos tantos "bienes de consumo". Es manipulador e injusto tratar a las personas como si fuéramos una insaciable plaga de langosta. La gente normal, cuando no vive atosigada por una publicidad asfixiante, no siente la necesidad de comprar tantas cosas tan a menudo. Las compraría para que durasen si se fabricaran duraderas. Pero claro, eso supondría devolver la libertad a la gente.

Y es que esto va de libertad, que es una cosa mucho más trascendente que la elección del color de la carcasa de tu móvil condicionada por la publicidad subliminal y el marketing psicológico. El sistema ha sido articulado para proporcionar la sensación de que siempre puedes elegir. Entre varias marcas de refresco, entre varios tipos de papel higiénico, entre varias vacunas, entre varios partidos políticos... Lo que no puedes es no elegir, porque -recuerda- eres un consumidor. Tampoco puedes elegir algo fuera de catálogo. Porque no. Porque si haces eso te conviertes en un raro y un apestado.

Hay algo siniestro y deshumanizador en el término consumidor. Una palabra antes reservada para los drogodependientes que ahora, aplicada a la población general, sólo puede significar que somos un rebaño sin voluntad, adicto, obligado al consumo. Eso, el control, y no un mero enriquecimiento personal, es lo que pretenden quienes han planificado y alimentado este sistema. 

Pero atentos al último giro de la mentira consumista con el llamado consumo responsable y otras milongas. Cuando la misma biosfera está acusando su rapiña son ellos, los destructores de la naturaleza, quienes orientan el marketing -el hipócrita eco-marketing- a la venta de aire limpio, de sensaciones sostenibles o de experiencias virtuales no contaminantes. Y así es como después de estar un siglo adquiriendo sus plásticos a lo loco pretenden que nos dediquemos a comprar sus etiquetados eco-nihilistas de forma cada vez más sumisa. Insisto, lo que quieren no es salvar el Planeta sino esclavizar a sus habitantes.

30 nov 2022

Las cosas que hacemos


Las cosas que hacemos en esta vida, por buenas que sean, nos aportan poco mérito. En cuanto salen de nosotros cobran siempre vida propia y si hacen algún bien lo hacen independientemente de nuestra virtud.

Los hijos que educamos, los árboles que plantamos o los libros que escribimos, una vez sembrados nunca nos pedirán permiso para ser ellos mismos, o para dar los frutos, buenos o malos, que les otorgue su naturaleza.

Lean las vidas de los artistas, de los pintores, de los cineastas. Verán como la calidad y trascendencia de la obra no tiene nada que ver con el espíritu de su autor. Muchos santos hay que no han creado nada interesante. Y, por el contrario, pecadores flagrantes como Caravaggio han conmovido a generaciones enteras con sus lienzos. 

El arte apenas necesita de los artistas, no tiene sentido el engreimiento típico de los que van de creadores. Ese aura romántica e individualista del artista vanguardista que se cree insustituible. Puede haber, claro está, maestros de la técnica, artesanos famosos. Siempre necesitaremos sembradores, pensadores, orientadores, gente con buena intención... pero la verdad es que, como dijo Bécquer, podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía.

29 nov 2022

Protestar o desobedecer


¿Qué será lo mejor para luchar de forma inteligente y eficaz contra el mal gobierno de nuestro tiempo? ¿Y si en lugar de salir a protestar nos esforzáramos en seguir cada uno en donde estamos siendo capaces de desobedecer?

Las protestas, manifestaciones y huelgas reguladas son imprescindibles en ocasiones -no lo niego- para dejar constancia de una oposición, o para dar un testimonio. Pero sirven de poco. Está demostradísimo. Las redes sociales digitales, internet, pueden también sernos útiles para comunicarnos unos con otros, para mantener la llama de la disidencia. Pero la nota distintiva entre nosotros ha de ser la vida real, la convivencia cara a cara, la proximidad, el servicio mutuo. La clave para recuperar nuestra libertad no puede estar en una movilización perpetua contra la tiranía, y menos aún en una cómoda guerrilla digital, sino en tratar de vivir nuestra vida conforme a nuestros principios, día a día, en el mundo real, independientemente de quién sea el que esté en el gobierno.

La cosa no es fácil porque el control y la censura nos obligan a pagar, a callar y a dar cuentas al gobierno sobre casi todo. Teniendo en cuenta esas limitaciones hay que tratar de descubrir los resquicios de libertad que aún quedan. Los cristianos del siglo XXI, invadidos en nuestras propias ciudades por los neopaganos, somos los nuevos mozárabes. Si fuéramos capaces de agruparnos en pequeñas comunidades de familias libres y dedicáramos un tiempo a buscar esos resquicios podríamos hacernos fuertes y vivir cada uno según nuestra vocación, en libertad, que es de lo que se trata, a la espera de escenarios y tiempos más favorables.

Lo que está claro es que nunca conseguiremos quitarnos de encima a los carceleros progres del NOM yendo por libre, como individuos solitarios. Tampoco la vía electoral parece que vaya a despejar el panorama. Esperar que venga la salvación del propio sistema partitocrático parece bastante ingenuo. Por el contrario, familias amplias y conscientes de ser la resistencia... esa ha de ser la base. Seguido de agrupaciones de familias unidas en torno a pequeñas instituciones o a la pura amistad.

Hubo un tiempo en que los malos gobiernos eran débiles, no tenían todos los recursos, no disponían de toda la información. Aun así siempre fue una tarea ardua rebelarse contra cualquier tiranía. Nunca fue sencillo reunir los requisitos que exige la teoría de la guerra justa. Ahora el poder dispone de una fuerza nunca vista. Por eso no parece tan buena idea, hoy por hoy, la del enfrentamiento directo contra las fuerzas del mal. Estamos muy verdes para eso. 

Lo que nos queda es mucho sin embargo. Motivos enormes para resistir, para prepararse, para organizarnos... porque tenemos a nuestro favor la vida misma frente a la máquina, la realidad frente al metaverso, la humanidad frente al transhumanismo, y la confianza en Dios -nuestra arma secreta- frente a la desesperación de la oscuridad.

Sed perfectos... en un mundo imperfecto (sobre la "opción constantina")




Los que arremeten contra la Iglesia presentándola como una estructura indeseable y contraponiéndola a la autenticidad espiritual de algunos cristianos, no se dan cuenta de cómo esa espiritualidad sólo puede florecer bajo el amparo de aquella. La Iglesia, fea en ocasiones como un invernadero, alberga en su seno las flores más delicadas. 

De forma análoga, una estructura política aparentemente imperfecta y hostil, siempre que sea respetuosa con el bien común, es seguramente lo que mejor puede amparar el surgimiento de comunidades culturales vivas y fecundas. El mandato que hemos recibido -tanto para lo divino como para lo humano- no es el de construir un mundo perfecto sino el de levantar instituciones que favorezcan la perfección, que no es lo mismo. 

Escandalizarse porque la Iglesia genere estructuras incómodas o porque las realidades temporales de la Cristiandad hayan sido tan imperfectas es de una gran ingenuidad. La imperfección exterior facilita la perfección interior. En el mundo del derecho natural y del sentido común las barreras defensivas, los caparazones y las murallas suelen responder a la preocupación más inmediata y levantarlas no es trabajo para orfebres. 

Por el contrario las herejías o las ideologías modernas predican la construcción de estructuras perfectas que no son, en última instancia, sino grandes, perfectos e higiénicos contenedores de basura. Son los sepulcros, blanqueados por fuera y llenos de podredumbre, que denunciaba Jesucristo. El mundo feliz y transhumano de la modernidad ansía la construcción de una maquinaria perfecta impuesta por los sabios. Nosotros sabemos que la perfección solo es posible en lo pequeño, en lo que surge de abajo hacia arriba, en lo que sale del interior del corazón.

Dicen aquellos ingenuos: "seamos espirituales, prescindamos de la religión". Como si se pudiera ser verdaderamente espiritual a la intemperie. Como si existiera el vacío religioso. ¿No saben que el sentido religioso es tan connatural al hombre como el sentido de la orientación? Debieran saber que cuando falta la religión verdadera, allí donde no llega la Iglesia con sus ritos, sus estructuras y sus parroquias surgen falsas religiones que endiosan ídolos diversos. Las "espiritualidades" que cobijan son entonces, en el mejor de los casos, ombliguistas como los sabios tibetanos, siempre en riesgo de caer del lado oscuro de la espiritualidad, un abismo que atrae por su misterio y que amenaza con volver a la humanidad a los tiempos de los diosecillos paganos y sus crueles demonios.
 
Por su parte, en las cosas temporales la deriva es evidente, a falta de comunidades vivas que construyan sus cosas en libertad, se impone cada vez más la fría belleza de las estructuras dictatoriales, con sus normas asfixiantes, sus chivatos y su infantil racionalismo.

La cuestión es: ¿ahora qué hacemos? ¿seguimos la "opción benedictina"? ¿alentamos la creación de pequeñas comunidades espirituales y temporales, núcleos de resistencia y reconquista? No es mal plan. Pero me temo que la cosa quedará incompleta sin una "opción constantina", sin la concurrencia de un papa y un emperador. Se nos olvida que la Cristiandad, agonizante ahora, creció y dió frutos gracias a que esas dos figuras, gobernantes de estructuras imperfectas, que habían sido consagrados para proteger con su vida la perfección -la santidad- que suele habitar en lo pequeño y escondido. 

Ahora que reyes y emperadores han sido borrados del mapa tan sólo nos queda el papado. Una institución sometida a una tensión creciente que, acosada por los poderosos para que adopte el papel decorativo de incensario del nuevo orden, no lo tiene nada fácil.

Sin embargo -y ya termino- una cosa es que no tengamos lo que nos hace falta y otra es que dejemos de anhelarlo. ¿No tenemos esas estructuras imperfectas y benéficas que necesitamos? Pidámoslas, busquémoslas. Sólo así podrán volver. Tal vez también aquí pueda tener sentido este consejo transmitido por San Mateo (6:33): "Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura."

24 oct 2022

El sexo de los ángeles


Cuentan que la civilización bizantina se derrumbó entre otras cosas cuando, en vez de hacer lo que tenían que hacer, se dedicaron a discutir sobre el sexo de los ángeles. Tenían a los turcos a las puertas de Constantinopla y se perdían en chorradas... Pues ahora estamos parecido. Tenemos también al Islam -más grande y más expansivo que aquellos turcos- esperando la caída de Occidente como fruta madura, como fruta podrida, mientras nuestros líderes se hacen un lío ya no con la teología sexual sino con la pura y más básica realidad biológica. Tenemos en la vieja Europa una sociedad envejecida, débil, suicida, sumisa hasta el ridículo, atea y nihilista hasta el autoodio. ¿Y hemos de soportar que ahora mismo el debate del momento sea la trifulca entre las viejas feministas y los progres LGTBP-trans-woke?

Leo en Twitter a un pobre hombre, que se las da de médico científico, argumentando que "el sexo puede ser fenotípico, genotípico, cromosómico, cromatínico, biológico, hormonal, sentido, cerebral, jurídico, etc"... Y yo que pensaba que todo era más sencillo, un mundo de damas y caballeros, de chicos y chicas y ya está... Un mundo en el que todo parecía indicar que el sexo y la reproducción tenían alguna misteriosa relación entre ellos. Y lo cierto es que algo debía de haber porque si no ¿a qué ha venido tanta desgracia? Se empeñaron en desligar reproducción de sexualidad y al final se están quedando sin reproducción y sin sexualidad. Niños in vitro como mucho. Y sexo virtual y poco más. ¿Era ese el final de su maravillosa revolución hippie? ¿Suicidio demográfico e insatisfacción sexual? Vidas vacías, sin futuro y sin amor: esto es lo que han conseguido con su locura antinatural. 

Y hablando de locuras. De cosas como la mutilación genital occidental que perpetran cirujanos sin conciencia. ¿Qué hacemos con ellos, ellas o elles cuando están arrepentidos después de una operación de "cambio de sexo"? ¿Les ignoramos? Lo cierto es que nadie puede arrepentirse de cambiar de sexo porque no es posible cambiar de sexo. De lo que se arrepienten algunas personas es de que les hayan amputado las mamas o el pene. Eso sí que tiene que ser dramático.  

Así que no, no creo que haya que entrar en el juego de hablar en términos científicos, ni médicos, ni bioquímicos de estas obviedades. La ciencia no tiene nada que ver con el rollo trans, ni es preciso recurrir a ella para denunciar absurdeces. La idiotez de poner la voluntad por encima de la realidad no es un tema científico sino de puro sentido común. Cuando les digan que la hierba es verde no se pongan a discutir. Dejen que sea misma realidad de las cosas la que hable. Porque lo que no sospechan todos estos teóricos del nihilismo antropológico es que el mundo seguirá rodando sin ellos cuando se extingan, como -salvando las distancias- fue capaz de seguir su camino sin los pobres bizantinos. La gente normal les acabará olvidando como olvidó a los cátaros y a todas las sectas estériles. Id preparando vuestra despedida. Adios progres. Adiós hippies.

20 oct 2022

Carta abierta a los políticos españoles


Estimados colegas, 


Recién estrenado como presidente -en una segunda etapa- de la antigua Comunión Tradicionalista Carlista me dirijo a vosotros por si tenéis a bien escuchar alguna de mis razones. Ya se que la política actual se ha convertido en una especie de comida rápida para consumo de encuestas y memes electorales. Ya se que cualquier cosa que os pueda decir os va a sonar a filosofía rancia. Por eso os envío una carta abierta, porque me dirijo a vosotros con la intención de que me escuchen también todos aquellos que, sin querer, se ven arrastrados de alguna forma por vuestras poses, vuestras sonrisas y vuestros teatros. 

A los del PPSOE, a los políticos profesionales, ¿qué os podría decir un profesional político? No me pidáis medias tintas. Vosotros sois el sostén de un régimen decadente, adoradores de las ideologías de cada momento; de una cáscara que se aguanta gracias al dinero que extraéis sin piedad de las clases medias y endeudando a nuestros hijos; de un entramado partitocrático que no responde a los intereses de los españoles sino a los de vuestros verdaderos jefes, esos que os han encomendado la explotación de esta próspera colonia; una tiranía cada vez más descarada que triunfa por la fuerza, para servir a intereses extranjeros y a ideologías cada vez más locas.  

En cuanto a los que presumís de ser de izquierdas ¿sabéis cuál es vuestro problema? ¡Que soñáis con ser protagonistas del cambio y no sois más que la avanzadilla de los futuros conservadores! Daos cuenta que no habéis venido para acabar con el sistema, sino para dar pleno cumplimiento a la constitución del 78. Vaya un saludo cordial si sois todavía rojos como los de antes, de los que aún seguís pensando en términos de justicia social, hartos de la hipocresía liberal. Es una pena ver cómo han sabido reconducir vuestro rencor y vuestro pequeño odio, hacia ridiculeces como el ecofeminismo, el animalismo o las ocurrencias "woke". Ojalá hubiérais podido superar aquel ateísmo puritano que os inculcaron los apóstoles de la Revolución para poder encontrar la belleza de la fe que vive, y hace feliz a la gente, a veces un tanto escondida debajo de la hojarasca de las formas, los miedos y el antitestimonio hipócrita de algunos cristianos. Vosotros no lo sabéis pero es la fe, la confianza en Dios, la renovación de la tradición, lo único que podrá vencer tanto vuestro odio como el miedo de vuestros adversarios derechistas. 

Permitidme unas palabras también para vosotros, los aprovechateguis que tratáis de pescar en el río revuelto de la partitocracia, los que alimentáis chiringuitos territoriales, engañando a la gente con falsas etiquetas de denominación de origen. Todos vosotros, que os hacéis llamar nacionalistas, ¿qué clase de nación defendéis si ni siquiera os alegráis de los nacimientos? Vosotros no habéis venido para engrandecer ninguna de nuestras patrias, no habéis pensado jamás en liberar a nadie sino en esclavizar a los habitantes de cada uno de los trocitos de España de una forma aún más minuciosa, más cercana, más exhaustiva. Os hacéis llamar separatistas y sois como los perritos falderos del NOM, los sicarios de la uniformización máxima, de la homogeneización cultural universal, de una tiranía que mata cualquier libertad. Sois los más listos. Y sois los más dignos de lástima. 

Por último, a ver qué os digo a vosotros, eternos sufridores, señores conservadores. Vosotros habéis visto, lo mismo que nosotros, que la cosa no va bien. Son loables todos los esfuerzos que hacéis por frenar las consecuencias a que nos está llevando aquello que al principio no os parecía tan mal. Hay que frenarlo todo, de acuerdo. Pero sería estúpido frenar para consolidar el mal camino. Si se frena ha de ser para corregir el rumbo, para ocuparse del timón, para dejar los miedos y el malminorismo, para construir una moral de victoria que permita a España, a nuestras regiones -patrias chicas- y a nuestra Hispanidad entera -patria suprema- ser ellas mismas, fieles a su tradición. Superaréis el miedo cuando echéis por la borda una constitución que fue una traición a nuestra identidad. Dejaréis todas las hipocresías cuando abandonéis esa falsa monarquía que solo sirve para dar una apariencia respetable a la pocilga política. Y seréis lo que somos, católicos e hispanos, cuando os atreváis a romper con la alianza antinatural que tan vergonzosamente nos ata a los intereses yanquis. 

Aquí estamos, en fin, los carlistas y también todos aquellos que, por encima de todos los matices legítimos propios de la imperfección política, comparten con nosotros el ideario de la España tradicional, el de nuestros clásicos. No estamos solos. Nos acompañan al servicio del bien común, y del sentido común, muchos otros políticos anónimos, funcionarios de carrera, concejales independientes... personas de bien que entienden la política como servicio.

Aquí seguimos los carlistas, en pie, no para presentarnos como un partidito más, con sus promesas o sus candidatos maquillados, sino, sencillamente, para levantar una bandera limpia en medio del barro. Una bandera de unidad, que es tan nuestra como vuestra, porque la verdad y el bien son de cualquiera que los respete. Lleva desde hace dos siglos bordado el lema de "Dios - Patria - Rey". Cuando queráis podéis venir a por ella. 

Javier Garisoain
Presidente de la Comunión Tradicionalista Carlista

13 oct 2022

Hablando de género en los colegios (La niña que tenía sombra de chico)


Hace unos días nos vimos desagradablemente sorprendidos cuando nuestro segundo hijo -10 años-, trajo del colegio un libro que nos parece inapropiado por su enfoque general de la sexualidad, por la edad de los alumnos a los que va dirigido y por el contexto en el que se propone la lectura.

El libro se titula "Julia, la niña que tenía sombra de chico", de Christian Bruel y Anne Galland, ilustrado por Anne Bozellec. Se trata de un libro ya antiguo, publicado por primera vez en Francia en 1976. Esto es lo que bajo el título de: "Doce libros LGTBI para niños y niñas tolerantes" decía de esta obra un artículo del Diario Público:

"Dentro de la literatura que aborda la transexualidad infantil, Julia, la niña que tiene sombra de chico trata del sentimiento de rechazo e incomprensión que muchos niños sienten cuando no se comportan como la sociedad espera. Aborda los estereotipos de género, la aceptación personal y la necesidad de encontrar un amigo que nos apoye cuando tenemos ganas de hacer desaparecer esa sombra que no encaja en los que otros quieren que reflejemos."

El libro se enmarca pues -aunque muy temprana y sutilmente- en la corriente de lo que luego ha venido en llamarse "ideología de género" y que considera que la sexualidad humana no se sustenta en la distinción biológica y genética entre hombres y mujeres sino en meras construcciones sociales que, menospreciadas como imposiciones puramente convencionales y totalmente relativas deberían dejar paso a la pura voluntad del individuo. El tono del libro parece suave pero detrás de una poesía aparentemente inofensiva plantea la cuestión de la llamada "identidad de género" de una manera cuando menos confusa. Sus autores podrían haber explicado a los jóvenes lectores cómo dentro de cada sexo existe un amplio abanico de posibilidades y que, por ejemplo, no es necesario ser el prototipo de "princesa Disney", delgada, presumida, pasiva... para ser mujer. Podrían haber argumentado que se puede ser plenamente mujer siendo fuerte, decidida y hasta algo descuidada en el cuidado personal, porque todo eso es parte de la variedad de la vida misma. Debido a lo temprano de su publicación, el libro no llega a entrar en dogma de la transexualidad, pero escogido ahora en nuestro colegio, con la excusa de "un caso cercano", es una lectura que no clarifica las cosas sino que crea más confusión. 

El diálogo quizás más problemático del libro es aquel en el que la niña protagonista, llena de dudas sobre su identidad, se encuentra con un niño que tiene su mismo problema y la conclusión a la que llegan es tremenda: "-Yo creo que se puede ser chica y chico al mismo tiempo. No me gustan las etiquetas. ¡Tenemos derecho! - ¿Tú crees? - Por supuesto que tenemos derecho." El diálogo tiene su parte verdadera pues ciertamente, como venimos diciendo, ni todos los chicos tienen que ser Rambo ni todas las chicas Blancanieves. Pero de ahí a poner en duda la misma identidad sexual precisamente cuando el carácter del sujeto no encaja con el maldito estereotipo "de género" hay un salto cualitativo muy arriesgado. Este libro, como es de 1976, resuelve el dilema con la ridiculización de las imágenes tradicionales (niña bien peinada, chico recio) pero, leído en 2022, cuando está en puertas una aberrante ley trans que prescinde hasta de cualquier opinión médica, se entiende que es un texto que abre la puerta al caos.

Lo peor del libro no es por tanto el libro en sí mismo sino el hecho de que, según se nos ha explicado en el colegio, se haya escogido para alimentar un debate sobre "una realidad" pero ¿de qué realidad estamos hablando?. El debate sobre la transexualidad, especialmente el de la transexualidad infantil es, a día de hoy, un debate ideologizado y altamente polémico y sería deseable que al menos quedara fuera de la escuela pública en virtud de la neutralidad que esta dice mantener. Se nos ha dicho que la escuela es "inclusiva". Perfecto. Pero esa bella palabra no justifica la más mínima toma de partido en un asunto como la llamada "teoría queer" que, repetimos, está envuelta en la polémica y con razón. Recientemente el médico psiquiatra Celso Arango, una de las mayores autoridades en la psiquiatría actual ha afirmado en una entrevista en el diario El Mundo que la ligereza con la que se está afrontando esta cuestión está provocando 

"una explosión, un boom, un incremento exponencial de adolescentes que dicen ser trans, muchos por moda, y no lo son. En nuestra unidad de hospitalización, si habitualmente teníamos uno o dos adolescentes que decían ser trans al año, ahora lo manifiesta el 15%, o 20% de los ingresados. Obviamente no es una cifra normal, no responde a la realidad". Dice además que: "Mezclar el género con el sexo, y dar la imagen de que uno puede elegir el sexo que tiene... No, es una locura. Uno, o es XX, o es XY. Vive como quieras, pero el sexo es el que es, y los médicos tenemos que saber cuál es el sexo de una persona, porque los tratamientos en ocasiones son diferentes dependiendo de uno u otro". 

Los datos nos dicen que más del 70% de los casos de transexualidad infantil no llegan a consolidarse y sus protagonistas se vuelven atrás en la adolescencia. No se trata por tanto de verdaderos casos de disforia de género sino de una manifestación de inestabilidades afectivas propias de los años de pubertad, agravadas cuando existe una desestructuración familiar. Es difícil establecer el daño que esta "moda" -alentada, también, por ciertas lecturas en ciertos colegios- puede ocasionar en los niños más débiles.

De todas formas, hablando de inclusión... ¿para cuándo la inclusión de las familias numerosas, o las católicas? Dicen que "es una realidad de la que hay que hablar". ¿Pero por qué hay que hablar en el colegio de un caso de presunta transexualidad y sin embargo no sería posible hablar de otras realidades de nuestro entorno en las que además tienen protagonismo destacado, año tras año, varios alumnos del colegio como son, por ejemplo, las primeras comuniones? ¡Ah, no, eso no, eso no es inclusivo ni merece consideración! ¿Por qué?

Los primeros responsables de la educación afectivo-sexual de nuestros hijos somos los padres. No podemos renunciar a esta obligación que es, además, un derecho fundamental. Al enviar a nuestros hijos a un colegio público asumimos que, renunciando a un ideario de centro acorde a nuestras convicciones, van a recibir una enseñanza más o menos "neutral". Así es como queremos que se mantenga, especialmente en asuntos polémicos como el presente.

Recordando a Luis Hernando de Larramendi


Agradezco a la Junta de Gobierno de la Comunión Tradicionalista Carlista el honor que me ha brindado de poder hacer ahora este recuerdo de nuestro amigo y correligionario Luis Hernando de Larramendi. Sin duda, comenzar nuestro decimocuarto Congreso evocando la memoria de dos grandes como fueron Luis Larramendi y José Miguel Orts es un gran acierto y les felicito por ello. Estoy convencido de que si ambos estuvieran aquí este congreso iría como la seda. Así que deseo de corazón que este recuerdo en el arranque de nuestros debates nos ayude a separar el trigo de la paja y que puesto que no gozamos ahora de su consejo y buen hacer tengamos al menos hoy y mañana cuando tengamos que decidir dónde está lo mejor para nuestra Comunión una pregunta en los labios: ¿Qué habría hecho José Miguel? ¿Qué habría hecho Luis?

Dejo la semblanza de José Miguel en las buenas manos de Pepe Monzonís y me ocupo, tal como me han encomendado, de la persona entrañable de Luis. ¡Qué distintos uno del otro, José Miguel y Luis! ¡Y qué parecidos, hermanos gemelos en el mismo Ideal!

Tengo la satisfacción, además, de poder llevar a cabo una pequeña revancha y así corregir ahora el error que seguramente sin malicia alguna y creyendo añadir un elogio más a su figura cometió el padre celebrante del funeral de nuestro querido Luis cuando le calificó de "romántico carlista". Luis era carlista, tenía por tanto un Ideal, captó a la perfección en sus poemas su "halo romántico y de leyenda". Pero no era un romántico. Insisto, sé que aquello se dijo como intentando añadir uno más en la larga lista de méritos del difunto. Pero también es verdad que, en el lenguaje popular decir romántico suele ser tanto como decir iluso, loco, idealista o soñador de causas perdidas.

No es ese el Carlismo que Luis nos enseñó. El no era, no quería ser, un mero soñador sino un católico práctico. Cuando soñaba con algo era para intentar luego convertirlo en realidad. Y lo mejor de todo es que cómo era constante y tenaz ¡generalmente lo conseguía!. Nunca le vimos ni lamentarse ni acomodarse, sino que por el contrario era de los que dedicó sus talentos en la búsqueda activa de soluciones para los males del mundo. Ningún ejemplo más patente que el que nos dejó en sus últimos días, cumpliendo escrupulosamente con todos sus compromisos a pesar de su evidente deterioro físico, llevando el dolor y la despedida con una entereza que todavía nos conmueve. 

Repito ahora, pensando en la personalidad de Luis como "carlista fino", lo que ya he dicho en alguna otra ocasión: que el hecho de haber perdido todas las guerras no quiere decir que los carlistas no pensaran seriamente en ganarlas. Que el hecho de emprender batallas incómodas no quiere decir que se está loco sino que se está vivo. Que el hecho de no callar ante el poderoso no quiere decir que te guste ser perseguido, -Luis, estudiante en Madrid, fue arrestado, como tantos otros jóvenes carlistas y no se libró del correspondiente fichaje policial- sino que tu sentido práctico se enfoca en el largo plazo y no tanto en la mirada corta de quienes tan sólo piensan en salvar el pellejo. 

Luis, como todos nosotros, era profundamente realista. El amaba la realidad de las cosas. Desde los mismos placeres de la vida familiar, los viajes, las amistades o la vida cotidiana hasta las realidades empresariales, culturales o sociales en las que él ponía su granito de arena para restaurar su añorada España tradicional. El amaba todo eso que llamamos la Santa Tradición que no es un ideal imposible sino una realidad que hemos vivido, que hemos oído, que hemos visto y que hemos tocado.

Luis era uno de esos a mi me gusta llamar "carlistas finos". Y con esto no digo que fuera perfecto. Ya se que la perfección no existe en este mundo, y que ninguno de nosotros llegará al 100% de ese prototipo imaginario que podríamos llamar "carlista fino" pero, cada vez que recordamos lo mejor de uno de los nuestros, cuando destacamos sus virtudes como carlista, estamos contribuyendo a alimentar ese modelo que debería servirnos de inspiración. La vida de Luis, especialmente la vida "en carlista" de Luis, que fue la que guiaba sus trabajos en la vida pública y social, está llena de enseñanzas para los que queremos corregir nuestros errores y ser, unos cada vez más dignos representantes de la Causa.

Como ya he dicho, por encima de sus poesías, -o, mejor aún, además de sus poesías, que él mismo consideraba útiles herramientas o armas para acrecentar el amor al Ideal- Luis era un hombre comprometido y de acción. Por eso alentó y lideró durante muchos años, guiando los trabajos de su fundación familiar, el resurgir de la bibliografía sobre Carlismo. Por eso estaba siempre presto al consejo ecuánime, y al favor generoso.

Luis, además, tenía ese instinto político propio de las grandes familias de "carlistas finos". Su abuelo Luis y su padre Ignacio supieron inculcar en él unos criterios firmes que siempre le ayudaron a distinguir lo accesorio de lo sustancial. Luis era intransigente en la ortodoxia, en ese núcleo depurado de convicciones que recoge nuestro trilema y que siempre procuró mantener libre de ideologizaciones, de aderezos barrocos o de conservadurismos. Precisamente era la firmeza de sus convicciones carlistas la que le permitía codearse sin miedo con personas, instituciones o ambientes "impuros". El sabía que el Carlismo no está hecho para ser conservado en una vitrina. Ayudó al conocimiento de nuestra historia, y hasta impulsó la conservación de nuestro patrimonio material museístico, pero eso no lo hacía para ocultar un tesoro sino para darlo a conocer al mayor número posible de personas. 

En relación con esto hay que recordar que todos los que le conocían sabían que él era carlista. Porque Luis no solo no lo ocultaba sino que esperaba la primera ocasión, cualquier mínima referencia al tema en cualquier conversación, para sacar a relucir su lealtad más íntima. Lealtad que, por cierto, siempre trató de encarnar en los descendientes de la dinastía legítima. Por eso, cuando tuvo ocasión se preocupó por fomentar el conocimiento mutuo, por restaurar las rupturas o por aminorar un alejamiento en los principios, que vivía con dolor. 

Luis era un tipo conciliador, dialogante, respetuoso y en general tranquilo. Ya hemos dicho que no era un romántico exaltado sino un hombre práctico, de esos que saben que más vale maña que fuerza. No tenía enemigos y no creo que fuera solo por gozar de un carácter bonancible. No creo que fuera enemigo acérrimo de esas "tonterías" de las que hablaba Carlos VII, o de cualquiera de las mediocridades que nos acechan por todas partes por mera flojera espiritual o por la comodidad que se disfruta quedando fuera de las discusiones. Yo pienso que él sabía que más se gana atrayendo voluntades que cultivando enemistades. Y en las cosas del Carlismo, él sabía, que no son tiempos de lanzar bravuconadas sino de dar un testimonio. 

Por temperamento, y también por las mismas circunstancias que le tocaron en suerte, no fue Luis lo que diríamos un político sino más bien un pre-político. El se movía como pez en el agua en los ambientes culturales, académicos, empresariales, sociales... y lo mismo disfrutó con las publicaciones sobre Carlismo; guiando a través de los años su prestigioso Premio Larramendi de historia; impulsando la aventura épica del Capitán Etayo (¡qué alegría para la Comunión poder contarle entre los galardonados por nuestro premio Hispanidad Capitán Etayo!); apoyando el aterrizaje en Toledo del magnífico Puy de Fou, y tantas otras cosas buenas que pueden presumir de haber contado con su ayuda generosa. 

Recuerdo la conversación que tuvimos hace unos años, creo que en 2017, en la que declinó elegantemente postularse para la presidencia de la Comunión, agradecía nuestra confianza, se ofrecía para ayudar en lo que fuera posible, pero su agenda no dejaba hueco posible para dar un paso que le habría desviado de su vocación de mediador, de mecenas, de pre-político.

En su dimensión religiosa Luis era un hijo fiel de la Iglesia, nada más y nada menos. Y ese espíritu de "ni un paso delante, ni un paso detrás", tan carlista, unido a una vida espiritual que salta a la vista en muchos de sus poemas, alimentaba su confianza en Dios y en la conciencia de que por mucho que hagamos, por mucho que pataleemos aquí abajo al final, quien dirige la historia es el Señor. 

A El encomendamos el alma de nuestro amigo y correligionario. Agradecidos por el testimonio de coherencia que nos ha dejado, que pervive en sus hijos y nietos, y que siempre nos acompañará a este pueblo carlista que pudo ser vendido, pero nunca fue vencido, que sueña con una España tradicional, gobernada por un rey de verdad y que lo quiere hacer trabajando al estilo de Luis Hernando de Larramendi, con el Ideal marcando el rumbo y con los pies en la tierra. 

10 oct 2022

Pensamiento navarro: intergeneracional


Intergeneracional
(Por Javier Garisoain) -

Me ha llegado este precioso texto escrito por un jesuita observador a quien agradezco su sabia reflexión:

"La madre se inclina sobre el carro de su bebé. Le pasa por encima una pelota perseguida por colegiales. Al fondo, una pareja joven revuelve su café mañanero en el bar. Miran cómo ejecutivos trajeados cruzan la calle, adelantando a un anciano silencioso con su periódico bajo el brazo… En cada instante del día a día, es posible ver todo el camino de la vida desde el niño que fuimos hasta el viejo que seremos. ¡Curiosa forma que tiene el presente para ayudarnos a comprender lo que somos! (¡un abrazo!) Paco Pepe sj"

Recojo ahora el testigo y me permito añadir otra reflexión que podríamos llamar urbanística, política o sociológica.

Esta escena mañanera que describe el buen jesuita ¿dónde podríamos localizarla? Hace algunos años podría estar ambientada en cualquiera de nuestros pueblos o en cualquier barrio de cualquier país occidental. Ahora mucho me temo que no sería tan fácil encontrarla. Porque se habla mucho de diversidad y de acoger al distinto pero mientras tanto nos hemos cargado la riqueza social más básica que era la convivencia intergeneracional. No hace mucho las plazas, los jardines, los bares o las iglesias eran puntos de encuentro familiar. En ellos compartían espacio y tiempo los niños, los jóvenes, los adultos y los ancianos. Ahora, cuando coinciden, lo hacen de forma casual en sus respectivos desplazamientos, como si fueran especies diferentes. Existen barrios y pueblos envejecidos en los que no hay jóvenes. Urbanizaciones recientes en las que no hay viejos. Ciudades hostiles en las que no puede haber niños jugando. Rincones apartados reservados para la gente joven. Y no, no es una pura tendencia natural. Esta disgregación, este auténtico desastre comunitario, ha sido buscado y querido expresamente por todas las políticas antifamilia que llevan décadas publicándose en el BON y en el BOE. No es casualidad. No era inevitable. Esta fractura social es el fruto averiado que ahora recogemos tras una siembra dañina. 

No se rindan. Busquen los ambientes, los comercios, los eventos familiares, las cosas normales y de toda la vida. Existen, y necesitan su ayuda. 


8 oct 2022

Historia del racismo


Los anglosajones y las culturas norteñas en las que nació el racismo contemporáneo se asombran cuando se dan cuenta de que otros muchos pueblos, los mediterráneos de forma distinguida, nunca hemos menospreciado a la gente por el color de su piel. El Islam, por ejemplo, nunca dio la menor importancia a cuestiones raciales. Cuando aniquiló a otros pueblos fue por no someterse y punto. Los romanos lo mismo, esclavizaron a los débiles y a los vencidos, no según criterios étnicos. 

En realidad, tomando un poco de perspectiva, es fácil ver que el racismo es un fenómeno muy limitado en el tiempo y que su origen se encuentra principalmente en la soberbia racionalista y cientifista del Occidente ilustrado y masónico. El racionalismo solo cree lo que ve, sólo acepta lo que entiende. Si sólo existe la materia entonces el hombre es un puro animal y, como tal, objeto de clasificación. Así, de la misma forma que hay vacas superiores, tendría que haber razas humanas más perfectas. Pero el racista puede aún empeorar las cosas cuando se le ocurre trasladar el concepto bíblico de pueblo elegido y empieza a pensar que los rostros-pálidos son la raza superior. La más higiénica, la más culta y la mejor vestida. 

Es muy curioso ver cómo una especie de mala conciencia heredada mantiene ahora en guardia contra cualquier brote racista a los hijos de aquellos que inventaron el racismo. Ahora estamos en una fase de arrepentimiento y vergüenza de los ilustrados racistas. Se han dado cuenta de la ridiculez e injusticia de sus tesis y bandean en la dirección contraria. Como para compensar. No se dan cuenta de que el antirracismo es igual de ideológico que el racismo. En realidad el antirracismo no es lo que dice ser. No ataca las causas del racismo sino que es otra especie de racismo que rechaza todo lo que no sea mestizo o mezcolanza multicultural. Las razas existen, como las estaturas o las gorduras. No se trata de negarlas sino de ponerlas en su lugar, entendiendo que ni la piel, ni la grasa, ni la longitud del fémur... ni la lengua... hacen a nadie mejor. 

Por tanto los hijos de los racistas, en vez de pasarse a una ideología antirracista ridículamente revanchista harían bien en estudiar de dónde vino el racismo de sus abuelos y en renegar de las causas que lo forjaron: el racionalismo y el naturalismo.

Acuérdense de todo esto la próxima vez que un poli gringo se ponga nervioso y salgan entonces a la calle los zombies del black lives matter a liarla. 

¡Hijos de la Gran Bretaña! dejen sus prejuicios enfermizos. Si aquí, en España, miramos con recelo al moro no es por la piel que tengan sino porque algo sabemos de la historia. El racismo, cuando ha entrado en el ámbito hispano o en cualquier país católico ha sido por contaminación del racionalismo liberal y por obsesiones cientifistas como las derivadas del darwinismo. El racismo -y el consiguiente antirracismo- en los viejos pueblos católicos es como el jalogüin, una adherencia que nos ha infectado muy recientemente a través de Hollywood y su bazofia audiovisual. Dejen de pasarnos sus locuras. Ni nos interesaba entonces su racismo, ni necesitamos ahora su antirracismo. Cuando más indios mataron los españoles fue, de niños, en el siglo XX, jugando a indios y vaqueros por culpa del supremacismo que enseñaban desde su cine. No nos transmitan ahora su mala conciencia con ridiculeces como la de contemplar cuotas raciales -hada madrina morenita, o elfa negra- en sus teleseries. Pasen página, y dejen a cada persona y a cada pueblo que sean lo que son. 


7 oct 2022

El machismo que crece

Acabo de oír al presidente del gobierno, compungido y llorica como cuando quiere dar pena, diciendo que lo de los insultos machistas que se han producido en cierto colegio mayor de Madrid son un hecho "inexplicable, injustificable y repugnante". 

Mirad, progres, lo que de verdad os duele es comprobar que lleváis años lavando el cerebro a niños y jóvenes con vuestros rollos feministas igualitaristas y sin embargo el machismo no sólo no se reduce sino que va a más. Lleváis décadas ridiculizando la caballerosidad, el pudor y la inocencia. Os reís del lenguaje respetuoso y de las normas de buena educación. Permitís y alentáis la blasfemia, el mal gusto y la pornografía... ¿qué podía salir mal?

Lo que necesitan los jóvenes desnortados a quienes habéis convencido de que la moral es un cuento es algo tan rancio como que se les enseñe a respetar a las chicas. Si les decís que son como ellos mismos, y les quitáis las normas morales, las aplastarán sin compasión. Además, lo propio del gamberro juvenil es golpear la moral farisaica del momento -que ahora mismo es vuestra inmoralidad aberrosexualista- para ver si por fin os escandalizáis por algo. No hace falta ser antropólogo para darse cuenta de que todo esto es un simple gesto de falsa valentía, una especie de rito de paso de lo más cutre. Pero la culpa es vuestra. 

Cría cuervos y te sacarán los ojos. ¿Pensábais de verdad que íbais a lograr ángeles benéficos impartiendo una educación hedonista y sin respeto a la autoridad o a la moral? Progres, ahí tenéis a vuestros hijos: machistas perdidos. Y suerte si no os salen neonazis para fastidiar. Se cosecha lo que se siembra. No quisisteis educar en el respeto a la autoridad, ni a la tradición, ni a la feminidad y por eso aquí tenéis un desorden creciente y a vuestros jóvenes más perdidos que nunca. A ver ahora cómo lo arregláis a base de multas, policía y más feminismo. Lo dudo.  

6 oct 2022

Los milagros


Los milagros. ¿En qué se diferencian de la realidad, de la vida misma? Las cosas que nos rodean no nos parecen milagrosas sólo porque aparecen poco a poco. Toda la creación es una sucesión de milagros a fuego lento. Si se te apareciera un hijo de dos años de golpe ¿no creerías en Dios? ¿Y sin embargo dudas sólo porque tarda 33 meses en formarse? ¿Las plantas, sólo porque son más lentas que nosotros nos parecen inofensivas y poco milagrosas? Si las acacias surgieran de la tierra como rayos viviríamos en un terror permanente. De hecho la imagen de la liana atrapando la pierna de un incauto es un clásico en los relatos fantásticos. 

Aceptamos el "big bang" como milagro, aunque nos cueste decir esa palabra para denominar al supuesto único evento inexplicable por la ciencia. Después de eso todas nuestras otras explicaciones "racionales" no son mas que palabrería vacía. De alguna forma nos tranquiliza distraernos catalogando las fases evolutivas de la existencia: gametos, mórula, embrión... huevo, larva, ninfa... mesozoico, paleozoico, precámbrico... Y nos parece que cuanto más se alargan esos listados más se difumina el inquietante milagro que separa el ser del no ser. 

Todo es milagro. Porque todo, en realidad, -hasta los mismísimos ateos- podría no haber existido. Las ovejas nos parecen necesarias para poder comer costillas de cordero o para fabricar una bufanda. Pero cuando no hay ovejas comemos otras cosas y nos abrigamos con algodón. No existe nada necesario. Todo es gratuito. Todo es un regalo. No está bien decir que el hombre sea la medida de todas las cosas como si tuviéramos algún mérito en ello. Pero sí que, de alguna manera, todos experimentamos el hecho de que este planeta, su temperatura media, sus espacios naturales y sus recursos parecen haber sido pensados por Alguien para que poco a poco vayamos los humanos prosperando sobre su superficie. 

Todo es milagro. Y si a veces no nos lo parece es solo porque Dios nos da los regalos cuando no miramos, o entrando de puntillas mientras dormimos.

1 oct 2022

Para ser felices


Escuchad jóvenes: la felicidad no está en tener lo que se quiere sino en querer lo que se tiene. Lo que se tiene y lo que se es y, en general, lo que te ha tocado en suerte. El 99% de todo lo que somos o tenemos es don. Nos viene dado, a veces como regalo, a veces como lastre. Seamos agradecidos y sepamos aceptar la realidad de las cosas. Solo así seremos felices.

La autodeterminación, esa exageración fanática de la libertad, es mentira. Quienes te la predican lo hacen porque te quieren desarraigado y despojado de cualquier identidad. Unos te querrán sin propiedades, otros sin moral, otros sin raíces como un paria trashumante. Pero tu patria es la que es. Para bien y para mal. Tu sexo, tu carga genética, tu herencia material o cultural, tu familia... son lo que son. Podrás crecer, tendrás que mejorar, pero nunca lo lograrás partiendo de cero.

No estoy predicando el conformismo ovejuno, ni la flema británica, ni la inactividad taoísta. Mucho menos caigamos en la típica tesis hedonista que confunde la felicidad con la ausencia de problemas. Se puede ser feliz y sufrir al mismo tiempo: hablen con cualquiera que haya ganado un maratón. Así es la vida. Seréis felices cuando luchéis contra los problemas asumiendo la realidad. Y seréis muy felices cada vez que deis con alguna solución.

Me dice un buen amigo que podría concretar aún más el mensaje diciendo que "quien se acerca más a la felicidad es quien menos peca". Tiene toda la razón, y esto concuerda con lo que vengo diciendo porque, al fin y al cabo, ¿en qué consiste el pecado sino en dejar de amar lo que tenemos para desear lo que no tenemos? La Ley Divina se resume en dos mandamientos -"Amar a Dios sobre todas las cosas" y "amar al prójimo como a uno mismo"-. Dios, las cosas, el prójimo y uno mismo. Cuatro amores que van in crescendo de este modo: el amor a todas las cosas (a la realidad), el amor a uno mismo, el amor al prójimo y el amor a Dios. Sólo podemos pecar por tanto de cuatro maneras: cuando no aceptamos la realidad, cuando negamos nuestra identidad, cuando nos desligamos del prójimo y cuando rechazamos a Dios. Existen cuatro caminos que son un mismo camino: el amor a la verdad, la aceptación de lo que somos, la caridad con el otro y la alabanza a nuestro Creador: ese es el camino de la felicidad.

30 sept 2022

El fraude del fútbol femenino


El fútbol en general hace mucho tiempo que dejó de ser un deporte para ser otra cosa. Pero en el caso del fútbol femenino la manipulación es descarada. Se trata de un producto artificial subvencionado por las élites para blanquear al gusto de las ideologías de moda un negocio que según sus propios esquemas mentales es 100% machista. Dicen que las chicas indias "aspiran a ser convocadas algún día". Felicidades a las 11 que logren entrar en el equipo nacional de la India. Mis condolencias a los otros 165 millones de chicas indias "sub-17" que no logren culminar ese sueño.

17 sept 2022

SONETO: A LA HERMANA REALIDAD

Hermana realidad, misterio y vida,
regalo para el alma y los sentidos,
espejo sostenido en los latidos
de un Dios que nos creó y que nos cuida...

divina inabarcable reina huída,
madre de los sucesos desvalidos:
¡feliz aquel que humilde en tus sonidos
escucha la promesa bien cumplida!

Tú eres, realidad que nos envuelves, 
la playa interminable en que palpitan, 
-amor, y compañía y testimonio-
partículas de amor con las que vuelves
ideología vana cuanto gritan, 
inútil el esfuerzo del demonio. 







---
Javier Garisoain
Tfno: 609408204

3 sept 2022

Como convertirse en un robot


Hace tiempo que decidí ignorar los requerimientos que suelen hacer las grandes empresas para valorar la atención recibida. Es un engorro, una pérdida de tiempo, alimenta de forma enfermiza los datos y estadísticas y es una opresión añadida para el trabajador. Si el empresario, o el jefe de turno, quiere conocer a sus empleados que hable con ellos y que no nos utilice a los clientes de chivatos. En alguna ocasión puede ser útil hacer una valoración general de una empresa pero pedir la valoración de cada llamada es, como digo, enfermizo. 

Estoy hablando de una más de entre todas las chorradas inclusivas, garantistas y políticamente correctas que les encantan a las grandes empresas o a los gobiernos y que si se extendieran al trato social normal harían la vida insufrible. Imaginen llamar al fontanero y que les diga eso de que "esta conversación puede ser grabada". O ir a la peluquería y que nos pregunten cómo queremos el corte primero en castellano y luego en el idioma regional. O que el frutero te llame para pedir una valoración del ultimo servicio.

Toda esa farfolla acartonada con la que nos hacen perder el tiempo los poderosos es absolutamente prescindible. Vaya desde aquí mi más elegante corte de manga a todos ellos, aprendices de robot. Conmigo que no cuenten. Por cierto, la palabra robot, en el sentido moderno del término, es un invento del escritor checo Karel Capek. "Robota" en su idioma significa esclavo. Y recuerden que el transhumanismo progre consiste en robotizarnos de una u otra forma. Sin necesidad de convertirnos en cyborgs, existen métodos sutiles de deshumanizar nuestras relaciones como hacen cuando nos rodean de locuciones absurdas o nos exigen el rellenado de formularios recurrentes. La misma especialización de las tareas típica de la vida urbanita y exagerada por un sistema obsesivo, la que denunciaba Chaplin en la hilarante cadena de montaje de "Tiempos modernos", es algo que nos acerca peligrosamente a la esclavitud.

Las grandes empresas, los organismos estatales monstruosos, tienden a considerar al empleado como una simple pieza, fácil de formar, fácil de sustituir. Y al cliente como a una estadística, un conjunto de datos con ojos, carne de formulario. Buscaban la excelencia pero han caído en un fariseísmo frío y repelente, robotizado y robotizador en el que no se permiten las humanas imperfecciones que son la chispa de la vida. Nada que ver con la vida familiar o las relaciones humanas propias de las pequeñas empresas en las que se permite a la persona pensar y ser libre. 

Es por eso que Chesterton decía que "Cuando una cosa merece la pena, incluso merece la pena hacerla mal". Y es por eso que lo pequeño es hermoso. Estemos en guardia frente a las automatizaciones, las rutinas y las burocracias. Para seguir siendo libres, para seguir siendo humanos.

17 jul 2022

Desnazificar los sanfermines


Esto sí que es culpa de Putin. Ha sido el ruso quien ha puesto de moda el concepto de desnazificación -que suena a desratización- sobreactuando a cuenta del famoso batallón ucraniano de Azov. El caso es que donde sí que haría falta una buena desnazificación es en Navarra. Aquí llevamos décadas sufriendo la imposición por la violencia de los símbolos y políticas del nacionalismo euskadiano y aunque la que era propiamente organización terrorista dicen que ya se disolvió algunos de sus cipayos más cerriles parece que aún no se han enterado. Los incidentes protagonizados por ellos en los sanfermines de este año en el chupinazo, en la procesión o en los toros contra la peña Mutilzarra así lo atestiguan.

Durante décadas la mayoría de los navarros ha tenido que guardarse opiniones, banderas, canciones y símbolos de toda clase por no molestar a los correveidiles de la mafia etarra. Para tener la fiesta en paz. Porque dos no discuten si uno no quiere. En todo este tiempo los conflictos han sido apagados a menudo por una especie de autorrepresión y en las situaciones más tensas mediante el recurso de encomendar a papá-Estado y a sus policías el establecimiento de un orden mínimo. Ha sido para muchos un ejercicio humillante, que ha dejado en entredicho la proverbial bravura de la gente de esta tierra; que nos ha hecho a todos más desconfiados, más prudenticos, más gallináceos. Que nos ha provocado una especie de síndrome de Estocolmo colectivo que tardará tiempo en desaparecer del todo. Y si en eso nos ha convertido a los ajenos el veneno del terror imagínense qué destrozos habrá hecho en el alma de los que se acostumbraron sin pudor a llamar bien al mal. El terrorismo, esa táctica inmoral que consiste en matar a uno para paralizar a cien mil, ha funcionado. Y lo peor es que ha creado escuela. Muchos de los matones que pululan por España en cada confrontación ideológica, territorial, laboral, sea cual sea, han cursado sus estudios más siniestros en las txoznas, las herriko tabernas o la kale borroka del norte. 

Una vez desaparecida la ETA, esa madrastra que mataba a sus desertores, tendríamos de ir volviendo a la normalidad, pero algo pasa que no lo estamos consiguiendo. La universidad del miedo ya no expende títulos, pero los viejos graduados siguen ostentándolos con orgullo. Los nostálgicos de la goma2 continúan soñando con sus mapas imperialistas y su red artificial de organizaciones de barrio, sus peñas, sus sindicatos o sus chiringuitos culturales que siguen siendo aún, en muchos casos, peleles abducidos, rehenes de la inercia mafiosa, correas de transmisión de una ideología cada vez más desquiciada. 


En algún momento esto tendrá que acabar y ojalá que sea por las buenas. Porque si tensan la cuerda un poco más podría suceder aquello de que el miedo cambiase de bando. Eso sería otro desastre. Creo que no me equivoco si digo que la mayoría de los navarros, la mayoría de los españoles, no queremos eso, que abogamos por una convivencia respetuosa, nada más y nada menos. Por una sociedad en la que uno pueda discrepar con educación, argumentar con libertad, y vestirse con los colores preferidos sin tener que recibir insultos o botellazos. A mí al menos me encantaría poder hablar tranquilamente con mis compatriotas rojo-separatistas. Estoy convencido de que así, por las buenas, sin politiquerías de esas que parten, podríamos entendernos en muchas cosas. 

Estamos hablando de un problema universal y general. El que provocan con descaro, en todo el mundo, aquellos que se dicen demócratas pero que salen en algarada cuando no les gusta lo que dice la mayoría. Su estrategia es clara: victimistas cuando son pocos, matones cuando son bastantes, dictadores cuando pisan moqueta. Por eso creo que Navarra, Pamplona y los sanfermines, podrían ser en los próximos años una piedra de toque para ver hasta qué punto sería posible desmontar esa política-basura. Para ver si sería posible recuperar una normalidad social cuando ha sido aplastada por una cotidianeidad enferma. Podría ser en esta Navarra increíble y contradictoria, la misma que un año se subleva en masa contra el gobierno de Madrid y otro condena el alzamiento; la que se desangró enviando misioneros y que ahora clama por un laicismo radical; la que ha pasado de un claro españolismo al desapego total como quien no quiere la cosa... Podría ser esta Navarra extremada la que nos diga si la convivencia es una utopía, si la realidad acabará por hacerse valer, si la libertad es un sueño.

25 jun 2022

Aborto: ni un paso atrás. Celebraciones las justas


¿Soy el único que cree que la derogación de la sentencia "Roe vs Wade" por parte del tribunal supremo de los EE.UU. se queda muy corta? En realidad lo único que han dicho los jueces es que son los estados los que tienen "derecho a elegir".

Soy consciente de que este fallo es histórico porque de hecho va a disminuir el numero de muertes, y me alegro por ello, pero el debate sigue intacto. Una justicia justa debería abolir el crimen del aborto provocado igual que se hizo con la esclavitud. Como hiciera Lincoln con su Proclamación de Emancipación de 1863, que no permitió dejar el asunto de la esclavitud en manos de los estados... (o como la misma Isabel de Castilla en su decreto de 1500, tan solo 363 años antes, por cierto). ¿No nos habían contado siempre que la Guerra de Secesión se produjo porque los yanquis no querían dejar el tema de la esclavitud en manos de cada estado?

Siento decir que veo un exceso de euforia en la celebración de este paso. Sí, hay que celebrarlo, pero no tanto. El fallo de Tribunal Supremo de los USA no es una sentencia provida sino una simple aclaración técnica de unos expertos constitucionalistas que han necesitado 40 años para determinar que el aborto no era un derecho constitucional. Celebraciones las justas. 

En la batalla del aborto hay algo que está distorsionado. Me dicen que los promuerte están rabiosos y furiosos pero yo pienso que la rabia y la furia tenían que ser de los provida, de los que vivimos sin resignarnos al cinismo de los promuerte. Es inaceptable que de alguna manera les permitamos a quienes defienden un genocidio aparecer como si ellos fueran los indignados. No se por qué razón el bando provida tiene que estar a menudo marcado por un tono buenista, por un lenguaje blandito que suele impulsar a sus portavoces a endulcorarlo todo, a difundir canciones ñoñas o manifestaciones de saltos y globitos.
 
El movimiento promuerte es un dragón malvado. Ha establecido un régimen con sacrificios humanos, una industria siniestra, una aberración moral que solamente considera digna la vida cuando es deseada. Me temo que mientras sigamos así, negociando con el mal o celebrando en vez de exigiendo no nos van a tomar en serio.  

Tampoco nos van a tomar en serio, por cierto, si damos la voz cantante del movimiento provida a políticos peperos como Jaime Mayor Oreja, malminoristas que fueron ministros mudos en gobiernos abortistas y que ahora parece que no han roto un plato. Y tampoco nos van a tomar en serio mientras los obispos no encabecen las manifestaciones. ¿No clama al cielo la extensión del crimen? Pues los gestos se han de corresponder con las palabras. Demasiado cálculo, demasiada estrategia.

En el fondo lo que desapruebo es la extensión del malminorismo y del maquiavelismo entre las bases provida. No está bien que los defensores de una causa tan clara, tan nítida, tan rotunda, andemos haciendo cálculos, maniobras de distracción o planes de desembarco, como si todos fuéramos estrategas. Que el presidente Trump jugara bien su baza en la renovación del Tribunal Supremo, o que los gobernadores provida lo vean como su gran oportunidad es estupendo. Ellos hacen lo que deben. Pero la gente provida no debería concederse ni un minuto para la euforia, no vaya a ser que la alegría lleve al relajo o a la desmovilización. Hay que abolir el aborto provocado, ese es el objetivo, y punto.

23 jun 2022

Crisis de vocaciones y espíritu de servicio



Algunos creían, cuando oían eso de "crisis de vocaciones", que la expresión aludía a la falta de curas o de monjas. Pues no. La crisis es manifiesta en todas las vocaciones. En las sagradas y en las profanas. En todo aquello que signifique voluntad libre, determinación y responsabilidad, perseverancia o compromiso. La misma vocación natural al matrimonio está sumida en una profunda crisis, algo casi inaudito en la historia de las civilizaciones. ¿Sería muy descabellado pensar que el brutal descenso de la nupcialidad es peor aún que la reducción de ordenaciones sacerdotales? Lo peor es esta sensación de que se trata de un plan premeditado. Como si alguien hubiera querido construir un mundo, un sistema, sin familias libres, sin profesionales autónomos, sin aprendices, sin maestros, sin sabiduría, sin tradición. Pensemos en los quebraderos de cabeza que daba el proletariado. Los proletarios eran pobres, habían sido desarraigados y embrutecidos, pero al menos tenían una prole, lazos familiares a los que servir, ganas de luchar por un futuro mejor aunque sólo fuera para sublevarse contra la explotación y morir en el intento. Los tiranos de ahora han conseguido un ejército de solteros que revolotean entre trabajos basura y que no se inmutan mientras les llenen la nevera. 

Miren a su alrededor ¿qué profesión honrada puede presumir de un incremento de vocaciones? Mecánicos, albañiles, modistas, arquitectos, médicos, hosteleros, agricultores... Cada vez cuesta más encontrarlos buenos y con espíritu de servicio. Las razones son múltiples y complejas, pero yo diría que la clave está ahí, en esa misma idea de servicio que, en el mundo economicista de las ideologías, ha sido sustituida por el mero afán de lucro.

Sí, por supuesto, existe un ánimo de lucro legítimo. El mismo Jesucristo es comprensivo con el que encuentra un tesoro, recupera una moneda o multiplica los talentos. Pero la vocación es otra cosa. Es servicio más que lucro. Y servicio que no es servilismo sino entrega de uno mismo, por el bien de los demás. 

Los primeros liberales, los padres de la patria moderna, tenían fijación por este tema y acusaban de serviles, servilones o encadenados a quienes no apostaran por un individualismo radical. Hoy, 200 años después, así nos va. Ya casi no nos molestamos unos a otros, pero tampoco nos servimos.

No hay que profundizar demasiado para entrever que la raíz teológica en esta cuestión es la del "non serviam" luciferino. Nos han querido vender la idea de un mundo para millonetis, en el que nadie sirve a nadie pero donde todos somos servidos por un servicio invisible y eficaz como el de Downton Abbey. La realidad nos demuestra que esta promesa del liberalismo no es mas que un timo piramidal. Porque donde no hay servicio no hay vocación, ni profesión, ni profesores, ni profesos, ni siquiera profetas. 

Volviendo a este valle de lágrimas... ¿Sabían que el principal problema de la hostelería es la falta de personal cualificado? ¿Sabían que en Irlanda se están cerrando casi mas pubs que iglesias? Y esto es solo un botón de muestra...

Servir tiene muy mala prensa. Y sin embargo, como decía en aquella escena magistral de "La vida es bella" de Roberto Begnini el sabio tío Eliseo: "servir es el arte supremo. Dios es el primer servidor". Ojalá lo entendieran así esos jóvenes postmodernos que renuncian a la gloria de una buena vocación, de un oficio honrado, de un servicio útil a sus semejantes, por una paguita y una suscripción a matrix.

16 jun 2022

No es el calor, es otra cosa


Por favor, ¿pueden dejar de quejarse por el calor que hace? Si usted tiene una vivienda, o un trabajo, o unos horarios laborales que le hacen estar muy incómodo ahora que suben las temperaturas, tal vez la culpa no sea de un sol que está a 150 millones de kilómetros de distancia sino de quienes han organizado su vivienda o su trabajo como lo han hecho. 

El clima que hay en España (y en la mayor parte de este planeta) es maravilloso. Los astros mas cercanos son inhabitables para nosotros y no existe ningún otro a nuestro alcance. Si no cree usted en la divina providencia al menos reconozca que hemos tenido mucha suerte. ¿Se han parado a pensar alguna vez que las temperaturas posibles van desde los -273º del cero absoluto a los 15 millones de grados del interior del sol? ¡Pues qué casualidad que de toda esa gigantesca cantidad las temperaturas más extremas de nuestra Tierra no oscilan más allá de 100º!

No se enfaden con los calores, ni con los fríos cuando toque. Acepten de una vez que el clima terrestre que acoge a nuestra especie está muy bien pensado... o que se ha producido por una casualidad extraordinaria. La inmensa mayoría de la humanidad nace, vive y muere dentro de una pequeña horquilla que varía entre los -20º y los 40º. Vistas así las cosas ¿a qué viene tanta protesta?

El ser humano es perfectamente capaz de adaptarse a climas extremos, incluso con tecnología primitiva como demuestran tuaregs o inuits. Y no creo que esas gentes se quejen tanto de los rigores climáticos como los pobres urbanitas occidentales del siglo XXI.

Volviendo a la cuestión de quién será el culpable de su falta de confort... No, no es culpa del verano, no es culpa del sol, no es culpa de la realidad natural. La responsabilidad de su desasosiego es de quienes han diseñado ciudades y formas de trabajar, desplazarse o divertirse que no tienen en cuenta la realidad, la meteorología o los materiales autóctonos. Y si me apuran es culpa también de los titulares alarmistas, de esas infografías diabólicas que pintan de rojo los mapas como para alentar la histeria colectiva.

Las ideologías, los voluntarismos, los idealismos, parecen juegos inocentes cuando se limitan a emborronar papeles pero cuando infectan al urbanismo, a la política laboral o a la de transporte... y cuando ocupan todos los grandes altavoces mediáticos... Entonces es cuando viene el choque con la realidad y con la misma humanidad. Es entonces cuando hacen sufrir de verdad. 

Fíjense en la gente mayor que vive aún en entornos rurales o tradicionales. Ellos son como nuestros propios tuaregs o inuits. ¿Por qué apenas se quejan del calor o del frío? ¿No será que ellos, lo mismo que nuestros antepasados, vivían mejor adaptados al clima, construyendo, vistiendo, trabajando o divirtiéndose de forma auténticamente sostenible? La siesta, el botijo, el abanico, el adobe, la cal, los patios, los horarios, las comidas, las plantas, las fuentes, los sombreros, la fresca, el sol y la sombra... nada que tenga que ver con la sabiduría o la tradición popular parece tener cabida en las ofertas tecnológicas para la vida moderna. La famosa sostenibilidad insostenible de los veintetrentistas consiste en tratar a toda la humanidad como si fuéramos neoyorkinos, y por eso se empeñan en crear un mundo artificial, calefactado, refrigerado, iluminado y humectado para lograr el máximo confort. Y se creen que lo pueden lograr prescindiendo de la realidad. Perdonad que os hable con crudeza: todas vuestras cansinas quejas por la calorina demuestran que, al menos mientras dure esta ola, vuestra civilización ha fracasado.