17 sept. 2013

No hay liberalismo bueno (nueva respuesta a Eulogio López)

El amigo Eulogio López sigue dándole vueltas al liberalismo económico tratando de salvarlo como etiqueta.

http://www.hispanidad.com/Editorial/liberalismo-y-modernismo-el-mismo-error-20130905-158438.html

Esto es lo que le he respondido en esta ocasión:

Querido Eulogio,

Un buen intento este de trocear el modernismo separando el artístico bueno del filosófico malo. Todas las cosas tienen sus partes mejores y partes peores. El tradicionalismo filosófico, sin ir más lejos también se puede decir que está nada menos que condenado por el Magisterio católico. Por eso me defino como tradicionalista solamente en política.

Pero creo que te equivocas al seguir buscando un liberalismo bueno. Para empezar, si lo que quieres es trocear, trocea bien y separa el liberalismo económico del político. Es en la política precisamente donde el liberalismo ha sido y es más dañino pues al fin y al cabo lo único que hace el liberalismo es aplicar el naturalismo filosófico a la vida pública. En el campo político y desde los gobiernos (tomados por la fuerza de las armas) es donde ha desarrollado el liberalismo (político) todo su poder disolvente para desmontar, pieza a pieza, la Cristiandad, y esa gran parte de la Cristiandad conocida como Hispanidad.

En cuanto al liberalismo económico no pretendas salvarlo solo porque dice defender la propiedad privada. De esta cuestión ya hemos hablado en otras ocasiones y la conclusión a la que llego siempre es que para defender el concepto de propiedad cristiano, -el de los primeros, o los segundos o los cristianos de siempre-, no hace falta recurrir a una etiqueta ideológica tan peligrosa como el liberalismo. Defendamos la propiedad privada tal como la enseña la D.S.I. es decir, limitada, pequeña, bien distribuida, puesta al servicio de la persona, la familia y la comunidad. Y no llamemos a eso ni liberalismo económico, ni tradicionalismo económico. Dejemos los -ismos, si es caso, para el arte de Gaudi.

Un abrazo en Xto. Rey,



P.S. 
El tema del despiece, o disección, o análisis de las corrientes de pensamiento no tiene reglas fijas. Que todo se puede despiezar es cierto. Que en algunas piezas hay errores más gordos que en otras es cierto también. Pero pensar que siempre será posible encontrar una pieza salvable no tiene sentido. En el caso del liberalismo todo es malo, como en el cerdo pero al revés.
Publicar un comentario