21 abr. 2015

TODOS UNIDOS, NO PARTIDOS. La Comunión Tradicionalista Carlista no es realmente un partido político

Reitero lo que dije ayer en la tele autonómica de Vascongadas: los partidos políticos son un cáncer social y esto no se va a curar con nuevos tumores como los llamados "nuevos partidos". Todo para unos y otros es dinero: España es una marca, los prostíbulos empresas, la mafia un motor de la economía, el lobby gay una fuente de ingresos, las catedrales un recurso turístico, la desaparición de cajas y cooperativas un paso adelante para que al final todos seamos igual de ricos que el Banco de Santander. ... ¡Quevedo vuelve!

"TODOS UNIDOS, NO PARTIDOS". Esto es fácil de decir pero tendremos que trabajar mucho para convencer a los españoles (y a nosotros mismos) que es posible hacer política sin partidos políticos. Alguna forma habrá de que la sociedad, las familias, los cuerpos sociales, se liberen del yugo de los partidos.

El día en que los carlistas nos resignemos a funcionar como un partido más del sistema estaremos traicionando nuestras convicciones políticas más firmes. Nosotros somos Comunión, no partido. Nacimos como un grupo de "partidarios", y queremos ser un grupo organizado por un Ideal, eso no lo negamos, pero nunca hemos querido ni queremos funcionar como un partido como los demás cuyo objetivo sea la conquista del poder para "los nuestros". Querer que reine el rey legítimo no implica que el rey legítimo tenga que gobernar sustentado por nuestra organización. El rey que deseamos es el rey de España, no el rey de los carlistas.
Publicar un comentario