8 ene. 2013

Respuestas a las objeciones incluidas en los 200 comentarios de la entrevista de Infocatólica

OBJECIONES A LA ENTREVISTA DE INFOCATOLICA 7 ENERO 2013

NOTA: 
cinco días después de su publicación esta entrevista 
es la tercera noticia más leída de Infocatólica. 
Nunca hasta ahora una noticia en este medio 
había llegado a los 200 comentarios.


Gracias a todos los que están participando con sus comentarios. Y especialmente a los que manifiestan alguna objeción. A ellos dedico las respuestas siguientes (que también, por si alguien quiere leerlas juntas) cuelgo en mi blog (www.javiergarisoain.es)

A CHIMO:
No me siento muy cómodo si se compara al carlismo con la CEDA. Los -extintos- partidos democristianos no han hecho otra cosa en su historia mas que CEDER. Por otra parte el hecho de que el PSOE o cualquier otro grupo se sienta autorizado a ponernos el veto demuestra la hipocresía de su “democracia”.

A CCCP:
Nada menos que 9 comentarios: con Vd. veo que he pinchado donde quería. Efectivamente, el problema de que estemos como estamos es del catolicismo liberal. Los cristianos somos la sal de la tierra y el liberalismo es una enfermedad que nos hace sosos.
Lo de llamar absolutistas a los carlistas es una insidia que no se sostiene. En el régimen partitocrático vigente el Parlamento sí que tiene un poder absoluto. Puede decretar la muerte de 120.000 inocentes, o destruir el matrimonio equiparándolo a cualquier unión aberrante... durante cuatro años no rinde cuentas ni a Dios ni al pueblo. Y cuando llegan las elecciones siempre suele ganar el partido que más dinero invierte en la campaña... ¡qué casualidad!
Veo que le gusta a Vd. mucho hablar de historia: atrévase a criticar con nosotros este “matrix progre” y liberal del siglo XXI en el que estamos inmersos.
Le doy a Vd. la razón en una cosa: el liberalismo ha conseguido limitar el poder del monarca. Ahora les animo a limitar el poder de los partidos.
¿Dice que el Parlamento no podría aprobar mañana una ley restableciendo la esclavitud? Pues de momento ha aprobado el asesinato de cientos de miles de niños inocentes no nacidos. Y el divorcio. Y la aberración del llamado “matrimonio homosexual”. E incluso eso de la esclavitud sería muy discutible: adicciones de toda clase, trata de blancas, explotación laboral, esclavitud infantil detrás del sistema consumista-capitalista... todo ello cuenta de hecho con el visto bueno de los parlamentos occidentales. La Constitución realmente no limita nada porque el intérprete final de las normas es un Tribunal Constitucional nombrado por los partidos del sistema. Todo queda en casa.
Dice Vd. que en las sociedades liberales también hay “cuerpos intermedios”. Claro: familias (equiparadas a cualquier cosa), universidades (dependientes del ministerio), sindicatos (que viven de la subvención), partidos (que son los que se reparten el pastel), clubes deportivos (que son empresas del pan y circo)... por donde pasa el sistema liberal no crece la hierba social.

A NORBERTO:
El carlismo, lo mismo que la “Escuela de Salamanca”, defiende la libertad, no el liberalismo. Que son cosas muy diferentes. El liberalismo es el naturalismo en política.
Y sí: el liberalismo-católico es la herejía dominante, por desgracia, entre los católicos. Una herejía que nos impide eso que pedía Juan Pablo II: “Abrir las puertas a Cristo”.
¿Y dice que no ha oído hablar del principio de subsidiariedad? Pues así nos va.
Sobre la cita de Francisco de Vitoria lo único que le puedo decir es que defender la propiedad privada no le convierte a uno en liberal. Y que la propiedad privada es perfectamente compatible con la existencia de bienes comunales, especialmente si son bienes de un pueblo cristiano.

A HESPÉRIDES:
Gracias. Por supuesto que faltan cosas en la entrevista (cosas como el “mandato imperativo” o el “juicio de residencia”). Es que espero que haya más entrevistas. Y no es que me haya dirigido a “convencidos”; al responder a estas preguntas he procurado hacerlo pensando en los lectores de Infocatólica (católicos, españoles... e inteligentes) he dado algunas cosas por supuestas pero en otras ya se ve que algunos liberal-católicos me han entendido perfectamente porque han entrado al trapo sin pensarlo.

A SANTIR:
Nos llamamos “carlistas” desde hace 180 años. Aun suponiendo que encontráramos un nombre más atractivo para nuestra organización al final siempre tendríamos que aclarar que, en realidad, somos “los carlistas” de toda la vida. El hecho de no tener en este momento una “propuesta dinástica” concreta no nos ha hecho claudicar de ninguno de nuestros principios. Entre otras cosas porque nadie los defiende en su integridad y coherencia mejor que nuestra pobre pero honrada CTC.

A MIKEL:
Le animo a seguir repensando un poco más el tema de la confesionalidad. Siempre que sale la palabra confesionalidad hay quien la malinterpreta pensando que significa teocracia o clericalismo. Al revés. Se trata de que los cristianos laicos asuman su papel, bajo su responsabilidad, y que en la medida de lo posible cristianicen todas las realidades temporales. Yo digo que la confesionalidad es un bien y he tratado de explicar qué entiendo por confesionalidad con ejemplos cercanos. Lo que no entiendo es que Vd., si es católico, diga que “catolizar” es algo malo. Vd. prefiere hablar de “impregnar”. Pues impregne, impregne.

A ALBERTO NAVARRO VIVES
Y A VIVI:
Tolerancia significa -simplemente- que existe un límite por encima del cual hay cosas que no se toleran. Sería complicado entrar en la casuística de qué cosas pueden ser o no tolerables. El régimen democrático, por ejemplo, es intolerante con la negativa de los Testigos de Jehová a las transfusiones de sangre. Lo único que digo es que un reino gobernado por católicos coherentes sería más tolerante, más humano y más respetuoso con la libertad de conciencia que cualquiera de los estados liberales que hoy en día menosprecian a la gente creyente.
Y por cierto ¿qué es eso de carlismo vaticanosegundista? ¿Pero es que pueden los católicos prescindir del último Concilio?

A ENRIQUE:
¿Pero qué pretende Vd. que le diga el Papa al presidente de la República Francesa? Lo de la “sana laicidad” lo entiendo perfectamente. Pero también estoy seguro de que si le das a elegir al Papa entre San Luis y François Hollande se queda con el primero. Insisto: la confesionalidad es un bien deseable. Y quien diga lo contrario es un hereje.
Respecto a esas garantías de que un gobernante católico no vaya a equivocarse nunca... es evidente que eso no lo puede garantizar nadie. Por eso los católicos (frente a los musulmanes, o los protestantes, o los fascistas, o los comunistas, o los liberales) desde siempre hemos procurado separar la Iglesia del Estado. Pero el miedo al error humano no nos puede recluir en el indiferentismo o un neutralismo imposible. ¿Qué le parecería a Vd. si un padre renunciara a hacer de su casa un hogar católico (confesionalmente católico) por miedo a dar algún mal ejemplo a sus hijos? Pues eso.
Utiliza Vd. como argumento una frase del Papa en la que dice que “la Iglesia ve en la distinción y autonomía del Estado respecto de la Iglesia” “un gran progreso de la humanidad”. Claro. Por supuesto. ¿Y quién está negando que los reyes han de ser laicos distintos y autónomos de los obispos? Pero también acaba de decir el mismo Santo Padre, con el Salmo de Epifanía: “Que se postren ante El todos los reyes, y que todos los pueblos le sirvan”. ¿O no?

A ¿Y POR QUÉ...
Eso mismo me pregunto yo... ¿Por qué nos dejan solos a los carlistas en la defensa de la tradición política de la España de siempre? ¿Por qué después de 180 años no existe algo similar al carlismo? ¿Algo que defienda el derecho público cristiano, que proclame un patriotismo no-nacionalista, que propugne un poder político estable, apartidista, para servir a los débiles y capaz de postrarse ante el Rey de Reyes?

A PIGNATELLI
Si todo lo que decimos le parece tan interesante ¿por qué no votarnos a los carlistas? Y aún más ¡afíliese, hombre!

A ROJOBILBAO
Eso de que “el individuo, preexistente a la sociedad, está muy por encima de los cuerpos sociales” es una muy buena definición del individualismo liberal que todos los cristianos tenemos la obligación de combatir. ¡Gracias!

A ELENTIR
Pues sí, el catolicismo-liberal es dominante en el posicionamiento político de los católicos españoles. Los que sois minoría sois los católicos-liberales ingenuos que pretendéis combatir los efectos del liberalismo con más liberalismo. El envenenamiento con más veneno.

A BRUNO:
Y a todos los que se hacen un lío a la hora de definir al liberalismo. A mí me ayuda mucho esta definición: “El liberalismo es el naturalismo en política”. Es decir, es una ideología que rechaza todo lo sobrenatural a la hora de construir las realidades temporales. Todo lo contrario de sobrenaturalizar las cosas que es la actitud netamente cristiana. Y todo lo contrario del célebre “abrid las puertas a Cristo” de Juan Pablo II el magno.

A SILVESTRE:
Sobre la reforma laboral en su momento nos hemos manifestado en contra aunque es cierto que deberíamos explicar mejor nuestras razones. Ahora mismo acabamos de lanzar una nota de prensa sobre el primer año de desgobierno del PP en la que denunciamos, entre otras muchas cosas, la disminución de las garantías sociales y laborales.

A SILVESTRE: 
Sobre la reforma laboral no publicamos ninguna nota de prensa oficial en su momento y reconozco que ha sido un error no haberlo hecho y dar por supuesta nuestra oposición a la misma. Tal vez no lo hicimos porque parecía una noticia muy previsible viniendo del PP. En foros, blogs, algún artículo y comunicaciones internas (como esta referencia en mi blog:http://javiergarisoain.blogspot.com.es/2012/03/ante-la-huelga-no-tan-general.html) sí que hemos hablado siempre en contra de la misma. La última nota sobre el año de desgobierno económico se puede ver aquí: http://www.carlistas.es/detalle_nota.php?id=785

A MIGUE:
La cuestión de si tenemos muchos o pocos votos no se si es un argumento muy válido para descalificarnos. O tal vez es una muestra de que no tiene otro argumento. A lo mejor el problema es que los carlistas somos geniales en doctrina pero desastrosos en comunicación... O tal vez lo que sucede es que cada vez que intentamos levantar cabeza los tentáculos del PP consiguen boicotearnos. No lo se.

A MI-KA-EL:
La confesionalidad es un bien indiscutible tanto si la proclama la Constitución liberal de Cádiz como el régimen totalitario franquista. El problema es que tanto el individualismo liberal como el estatalismo totalitario ignoran o restringen la libre vida social que es el ámbito natural en el que se ha de vivir con normalidad esa confesionalidad.

A ENRIQUE:
Sin faltar. Eso de “hijos gorrones de la Iglesia” es muy discutible. Los carlistas nunca hemos pedido el voto “por ser católicos” y nunca jamás nos hemos presentado como “la única alternativa válida para los católicos”. Nosotros queremos que España vuelva a sus raíces, católicas, a ser posible bajo una monarquía tradicional y legítima. Pero nunca -a diferencia de los experimentos clericales democratacristianos- nos hemos presentado como “la alternativa católica”. Ojalá a día de hoy hubiera muchos políticos católicos coherentes agrupados en muchos partidos católicos coherentes.

A NORBERTO:
¿A cuento de qué viene ahora eso del principio de la reserva fraccionaria? (que por cierto no todos los liberales están en contra del mismo ni mucho menos) ¡Hay tantas cosas de las que no hemos hablado...! En cualquier caso si quieres entendernos alguna vez a los carlistas olvídate del esquema del típico partido político liberal. Nosotros no venimos con recetas mágicas para sacaros de la crisis a los españolitos. Quien diga que nos va a sacar de la crisis a base de recetas es un mentiroso, y además hará el ridículo como Rajoy y todos los gobernantes del sistema. Saldremos de esta crisis cuando seamos capaces de romper con el sistema liberal.

A ENIGMA:
Muchas gracias por rescatar en el debate la respuesta de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe sobre la confesionalidad.

A ELENTIR:
Haces bien en traer a colación esa mención de Benedicto XVI que parece aparentemente tan favorable al liberalismo interpretado por el filósofo Marcello Pera. Por supuesto que no comparto los intentos que se hagan por rescatar el término “liberalismo” como sinónimo de defensa de la libertad. Pero fíjate que el filósofo y el Papa dicen:
1º que “la esencia del liberalismo se encuentra en el enraizamiento en la imagen cristiana de Dios”
2º que “el liberalismo pierde su base y se destruye a sí mismo si abandona este fundamento”.
Te recuerdo que el mal siempre triunfa por la apariencia de bien que conserva. Pero ahora yo me pregunto: ¿existe algún liberalismo que conserve en su base “la imagen cristiana de Dios”?
No.
Por tanto pasemos la página de estos tristes doscientos años de liberalismo; que para defender la libertad no hace falta inventarse una ideología atea.

A PIGNATELLI:
En el tema de la creación de un movimiento pro-vida realmente eficaz también estamos trabajando. En nuestra opinión, para ser eficaces hemos de liberar al movimiento pro-vida de la tutela hipócrita que viene ejerciendo durante décadas el Partido Popular que ha hecho todo lo posible para recluir a los pro-vida en el campo asistencial y testimonial alejándolos de todo lo que suene a reivindicación política. Véase www.coordinadoraporlavida.es

****************

Iba a responder a algunas de las objeciones pero me temo que no han surgido demasiadas novedades. Doy las gracias a todos los que han leído con interés la entrevista y les aseguro que vamos a estudiar con atención los argumentos con los que algunos comentaristas han pretendido descalificarnos. 

El hecho de que a veces suba el tono más de la cuenta y haya "piques" demuestra que estamos ante un debate importante, que conviene tomarse muy en serio. Ya iremos respondiendo a todo, espero que sea más con los hechos que con las palabras. 

Sigan la información sobre la CTC en nuestra web www.carlistas.es ...y la información general sobre nuestra Madre la Iglesia y los pasos y traspiés de vamos dando los católicos en el mundillo político aquí, en Infocatólica. Feliz año.

***********************

A ENRIQUE Y SUS AMIGOS LIBERAL-CATOLICOS: 

"Un cristiano que no tenga la aspiración de que su comunidad reconozca a Dios como Señor es un hereje".

Si esta es la frase más terrible que ha encontrado en nuestra web y con la que espera descalificarnos a los carlistas ante los lectores de Infocatólica es que vamos bien.

¡Con Dios!(nunca mejor dicho)

************************************

Estimado Enrigue: 

Soy de los que piensan que hablando se entiende la gente. O, cuando menos, que escuchando se aprende.

Has dicho una cosa interesante que podría ser un principio de acuerdo. A lo mejor resulta que no eres tan hereje :-) como podría parecer por tu oposición al término "confesionalidad"... y hasta incluso puede que no seas pepero.

Has dicho:

"que lo que se pone en duda es la necesidad de declarar confesional un Estado. No la necesidad de hacer que Cristo reine en toda nación. Son cosas distintas."

Mira, los carlistas no tenemos el menor problema en sustituir la expresión "que el estado sea confesionalmente católico" por "que Cristo reine en la nación". ¿No sabes que para nosotros es más importante la sociedad que el estado? La expresión "confesionalidad del estado" es relativamente moderna. De hecho la tradición política española siempre prefirió utilizar otros términos como, por ejemplo, el de "Monarquía Católica". La cuestión es que nosotros no vemos mayor problema en hablar de confesionalidad, porque en esta expresión solo vemos la consecuencia lógica de una nación en la que queremos "que Cristo reine".

Y, por cierto, Sí, afirmo que suscribo toda la Doctrina de la Iglesia, sin excepciones. Y pobre de mí si no lo hiciera.
Publicar un comentario