1 jun. 2012

EL CARLISMO HOY


EL CARLISMO HOY
por Javier Garisoain Otero
Secretario General de la Comunión Tradicionalista Carlista

El carlismo cumple en 2013 la respetable edad de 180 años. Ha tenido, como bien atestigua este Atlas*, un papel trascendental en la historia contemporánea, miles y miles de personas, familias enteras, han vibrado con sus ideales, se han sacrificado por ellos, y han hecho posible que aún hoy el carlismo siga vivo.
¿Cómo es el carlismo del siglo XXI? Ante todo salta a la vista que se trata de un movimiento minoritario y selecto, nada que ver con las amplias masas populares de antaño. Y sin embargo ¿quién se atreve a firmar su acta de defunción? La originalidad de su doctrina y el vigor de su espíritu podrían volver a hacer el milagro de hacerlo resurgir con fuerza como ya sucediera antaño. Actualmente la gran mayoría de los carlistas están en casa, donde viven su carlismo de forma discreta, transmitiéndolo de generación en generación como si fuera un título nobiliario. Los carlistas más activos se encuadran principalmente en el entorno de la Comunión Tradicionalista Carlista (www.carlistas.es), organización reconstituida en 1986 tras el confuso episodio del Huguismo. Inscrita “por imperativo legal” en el registro de partidos políticos la CTC tiene sin embargo una clara vocación de movimiento social amplio. De hecho en los últimos años está promoviendo bajo el nombre de Liga Tradicionalista (www.ligatradicionalista.es), una hermandad plural de entidades, no necesariamente políticas, que comparten el ideario de siempre: Dios – Patria – Fueros – Rey. Entre ellas podemos citar a la Asociación Juvenil Cruz de Borgoña, la asociación Cruz de San Andrés, la plataforma Grito contra la Usura, el Foro Santo Tomás Moro, la revista Ahora información, el Foro Alfonso Carlos así como un buen ramillete de círculos regionales, editoriales y otras entidades tradicionalistas repartidas por toda España.
En el ámbito puramente electoral y con el grave hándicap de haber perdido los años de la transición en los que se definió el esquema partitocrático actual, la Comunión ha hecho varios experimentos electorales. El más exitoso quizás haya sido el de las elecciones generales de 2008, cuando la CTC fue uno de los pocos grupos que presentó candidatos al Senado en todas las circunscripciones electorales españolas alcanzando la respetable cifra de 45.000 votos. Desde entonces, por puro realismo y sin renunciar a ninguno de sus principios, los esfuerzos electorales del carlismo han ido encaminados a lograr una coalición o plataforma electoral en torno al mínimo de los llamados por el Papa Benedicto XVI “principios no negociables”: la vida, la familia, la libertad y el bien común. 

(*Colaboración para el "Atlas ilustrado del Carlismo", en preparación)

14 comentarios:

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

Desde el cariño y el sentimiento común de hermandad carlista, no puedo dejar de proponer, a tiempo y a destiempo, que se deben aprovechar todas las oportunidades posibles para trabajar en la unificación total del carlismo auténtico, el de Dios, Patria, Fueros, Rey.
Por eso es necesario mencionar a la Comunión Tradicionalista, a Sixo Enrique de Borbón de Parma y su Secretaría Política, en torno a los cuales, como bien sabes, se están haciendo grandísimos esfuerzos para recuperar, organizar y desarrollar el "corpus doctrinal" carlista, el que todos compartimos. Y tambien, por qué no, podría mencionarse el último "mensaje al pueblo carlista" de Don Carlos Javier, valorándolo en su justa medida y teniendo en cuenta sus condicionantes como hijo de Carlos Hugo.

Javier Garisoain dijo...

Estimado Alphonse,
He escrito que "Los carlistas más activos se encuadran principalmente en el entorno de la Comunión Tradicionalista Carlista". Y al decir "principalmente" reconozco que hay otros carlistas sinceros y ortodoxos fuera de la Comunión.

Y por cierto, la Comunión Tradicionalista se fusionó con Unión Carlista y Comunión Católico Monárquica en 1986 para dar lugar a la CTC. Por tanto la secretaría de don Sixto puede utilizar las denominaciones que más le gusten pero no tienen derecho a llamarse CT.

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

Matices aparte y dejando de lado discusiones bizantinas sobre "derecho" a llamarse una cosa u otra (también al carlismo "sin rey" le cojea alguna pata"), no me parece bien hacer valoraciones sobre quién es más activo. Todo depende del tipo de actividad, y no todo es comparable.
En todo caso sólo quería sugerir que si se menciona a unos, hablando del carlismo en general, se debe mencionar a todos, al menos a todos los que permanecen en el tetralema.
Un fuerte abrazo.

Javier Garisoain dijo...

Es que el asunto de la denominación de un grupo político no es una discusión bizantina. Cuando don Sixto crea su secretaría política ya existía la CTC (en la que esta incluida la CT) por lo tanto si su gente usa indebidamente esa denominación demuestra mala fe o al menos ganas de confundir al personal.

Por otra parte respecto a eso de valorar quién es más o menos activo, solamente afirmo que la mayoría de los carlistas más activos (o sea, los que no se limitan a quedarse en casa) están encuadrados en la Comunión (o sea, la CTC)lo cual es un hecho.

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

No te enfades, me parece encomiable tu orgullo por la labor que realizas en la CTC.
Sólo trataba de "limar asperezas" ya que las divisiones entre carlistas que verdaderamente defienden exactamente lo mismo, aunque de modos diferentes, no benefician a nadie.
En mi blog seguirá habiendo enlaces a carlismo.es y a carlistas.es

Javier Garisoain dijo...

En serio, me parece estupendo que haya quien se dedique a limar asperezas. No pretendo ni mucho menos ser orgulloso sino atenerme a los hechos y lo cierto es que una buenísima forma de rebajar tensiones sería que la sec. política de don Sixto dejara de utilizar el nombre de C.T. Yo también soy partidario de ir avanzando hacia una unidad de todos los que defendemos "exactamente lo mismo" y en esa línea va lo que se está haciendo con la Liga Tradicionalista. Gracias por tu labor.

Anónimo dijo...

Buenas,yo sinceramente pienso que Sixto de Borbón y la CTC deberían reconciliarse, ambos han de ceder y ser más humildes. El carlismo sin rey es como "salvando las enormes distancias" el cristianismo sin Cristo, ya que, en el hipotético caso (difícil, pero quién sabe)de que el carlismo llegara al poder, ¿quién sería el rey?
Y tenía otras dudas, cambiando de tema. Yo soy católico y español fundamentalmente, tirando más bien a monárquico pero eso de los fueros no me convence mucho ya que me parece injusto que los vascos, por ejemplo, tengas más privilegios que los gallegos o canarios.

Javier Garisoain dijo...

Estimado anónimo,
En el anterior comentario he dicho que soy partidario de limar asperezas, rebajar tensiones y avanzar hacia la unidad. Incluso he dado dos sugerencias para quien quiera entender así que no tengo más que decir sobre el tema de don Sixto.

En cuanto a sus dudas sobre si los fueros son un sistema injusto me temo que se trata de una opinión influenciada por la mentalidad centralista y uniformista que desde hace 200 años trata de implantar el liberalismo. Los fueros no son un privilegio injusto sino una herencia, simplemente. Si en el caso de las familias el trabajo -o la suerte- del abuelo puede hacer que los nietos tengan algún privilegio ¿por qué no ha de suceder lo mismo en un municipio, en una comarca o en una región?

Anónimo dijo...

De acuerdo entonces en lo de Don Sixto, ójalá se acerquen las posturas...
Y en cuanto a los Fueros, es que no se de donde viene la "herencia" de los privilegios, le agradecería que me lo explicara.
Un saludo.

Javier Garisoain dijo...

En el caso de otras regiones habrá quien sepa explicarlo mucho mejor que yo. Por mi parte, como navarro, le puedo decir que las peculiaridades forales de esta Comunidad política llamada Navarra derivan principalmente de su condición de antiguo Reino. Navarra fue un reino con sus cortes, instituciones, tribunales, aduanas y moneda propia hasta 1840. A partir de ahí, y tras la derrota del carlismo en la guerra civil del 1833-40 se consiguió salvar algo de la foralidad mediante la llamada "Ley Paccionada de 1841". Desde entonces y hasta hoy el régimen político de Navarra -con grandes deficiencias y problemas especialmente desde 1982- ha funcionado con eficacia y ejemplaridad bastante por encima de la media. ¿Y quién puede decir que Navarra no ha sido solidaria con el resto de España en todo este tiempo? La foralidad se ha mantenido sin renunciar un ápice a nuestra españolidad. Por eso me pregunto ¿por qué habríamos de renunciar los navarros a esta herencia legítima?

Anónimo dijo...

Ya,en el caso de Navarra es cierto, sin embargo en Vascongadas una facción del carlismo derivó en el PNV y, por lo tanto, al rechazo de España, por ello mi padre me dice que la foralidad degenera en nacionalismo, aunque es cierto que en el caso navarro, que también tiebe privilegios forales, la
fuerza nacionalista es muy inferior a la de vascongadas...
Por cierto, y la última duda y ya no le molesto, ¿la Liga Tradicionalista es un intento de aglutinar a las diversas facciones carlistas? ¿es un partido? y,¿que opina de otros partidos que defiendan valores como por ejemplo AES o PF y V, podría la CTC hacer una coalición con ellos para mejorar los resultados?
Gracias por todo y perdón por las molestias.

Javier Garisoain dijo...

Hola, no te preocupes por hacer preguntas, no es molestia que para eso estamos.

Tienes razón al apuntar que la deslealtad del nacionalismo periférico hace parecer injustos los privilegios forales. Pero conviene distinguir una y otra cosa. Cualquier nacionalismo -exageración de la idea de nación- es malo pero si alguien tiene un derecho no siempre lo ha de perder automáticamente por el hecho de portarse mal. Habrá que ver en cada caso y desde luego hay que evitar que paguen justos por pecadores.

Por cierto que no estoy de acuerdo en eso de que "una facción del carlismo derivó en el PNV". Durante la primera guerra carlista la gran mayoría de los españoles eran partidarios de Don Carlos. Después, muchos de esos españoles o sus hijos o sus nietos fueron abandonando el carlismo. Abandonando. No "derivando". Porque si uno se fija bien verá que hay ex-carlistas en todo tipo de grupos y partidos.

La Liga Tradicionalista es lo que se explica en su página web: www.ligatradicionalista.es No es un partido, es una hermandad de entidades diversas unidas por un mismo ideario (Dios-Patria-Fueros-Rey) para el conocimiento mutuo y la ayuda mutua. Nada más y nada menos. Respecto a AES y PFyV llevamos mucho tiempo tratando de convencerles de que habría que formar una coalición puntual electoral para agrupar votos y alcanzar alguna representación que defendiera en las instituciones los principios no negociables. AES siempre ha respondido positivamente. En cambio PFyV, hasta ahora, siempre se han negado. Y la cuestión es que para ir nosotros solos con AES mejor es quedarnos como estamos porque sólo con ellos no alcanzaríamos la "masa crítica suficiente". Incluso sumando al PFyV estaría la cosa muy complicada pero al menos entendemos que para poner en marcha un proyecto de este tipo, abierto, plural, etc. sería imprescindible contar con al menos tres grupos diversos.

Anónimo dijo...

Vale, muchas gracias por tus aclaraciones.

En cuanto a la coalición puntual dije AES y PFyV por que, a mi parecer, son los más próximos ideológicamente a la CTC, aunque en PFyV el tema de España brilla por su ausencia... Pero la coalición se podría hacer con más partidos, aunque estén ideológicamente más lejanos al carlismo, descartando, eso sí, aquellos partidos que agrupan a neonazis o posturas más extremistas. El problema sería encontrar un punto común entre las posturas, porque además de AES están las falanges que también defienden la vida y los principios cristianos, aunque tengan bastantes diferencias con el carlismo...
Y pienso que para comenzar, una alianza CTC con AES no estaría mal, ya que igual, a partir de esa primera alianza, se unen otros grupos después.

Anónimo dijo...

Ah, pues entonces todo claro con respecto a los nacionalismo y el carlismo.

En cuanto a la coalición a nivel electoral, bueno, he dicho PFyV y AES por que a mi modo de ver, son los partidos que más se asemejan al ideario tradicionalista, aunque en PFyV el tema de España brilla por su ausencia... Yo creo en cambio que para empezar, aunque sólo se pueda hacer la coalición con AES, estaría bien esa primera unión CTC-AES ya que igual, a partir de ésta, se suman otros grupos, descartando eso sí, aquellos más radicales o neonazis. Hay más grupos y/o partidos que defienden los valores innegociables y con los que se podría hablar, para al menos, crear una especie de coalición nacional que defienda nuestros principios.
Un saludo y gracias por todo.