24 jun. 2011

Leed a Chesterton

Hay gente que lo hace por inglés, yo a pesar de ser inglés. Pudiendo haber nacido arropado en la confortable tradición española quiso la Providencia que hubiera de arraigar en la vieja Inglaterra, supongo que por aquello de la oveja perdida que siempre es la preferida del Buen Pastor. Y lo que en su momento fue bueno para la pérfida Albión pudiera ser hoy medicinal para nuestra no menos pérfida España. En la época de Chesterton los políticos y periodistas españoles no estaban para muchas paradojas ni para muchas bromas. Nuestra retórica política, como corresponde al torero adusto que se la está jugando, era más bien seca, según el viejo modelo caballeresco español de al pan, pan. Pero ahora, cuando tenemos a nuestra patria irreconocible bajo la tiranía apóstata, ahora puede que sea el momento de la humanidad, de la comprensión, de la voz que sabe decir cosas duras con suavidad y con humor. Leed a Chesterton y tomad consejo para ver si así llegamos mejor a las ovejas -y a las cabras- descarriadas.
Publicar un comentario