28 feb. 2014

LO QUE MÁS O MENOS DIJE EN LA PRESENTACIÓN DE IMPULSO SOCIAL

Esto es lo que había preparado en un primer momento...

INTERVENCION DE JAVIER GARISOAIN EN LA PRESENTACION DE IMPULSO SOCIAL
MADRID, 28 DE FEBRERO DE 2014 

SOMOS LOS UNICOS PROVIDA A estas alturas alguno dirá, oyendo lo que ha dicho Rubén Calvo... esta es la Candidatura de los antiabortistas. Pues si... y no. Yo diría que somos los únicos auténticos pro-vida, pero además somos más cosas. SOMOS LA UNICA OPCION AUTENTICAMENTE SOCIAL Somos la única opción auténticamente social. La mayoría de los partidos son estatalistas, intervencionistas, fiscalizadores hasta extremos insoportables. Otros levantan la bandera de un neoliberalismo individualista que, cuando se le da rienda suelta, deja millones de víctimas por el camino, aquí o en los países empobrecidos, a quienes no se les deja levantar cabeza. El debate social y económico oscila entre los que ponen su esperanza en un estado que lo solucione todo (y son esos que salen a la calle a exigir más intervencionismo, más impuestos, más policía y más control); y por otra parte, los que ponen su esperanza en las teorías liberales que alientan una especie de “sálvese quien pueda” profundamente antisocial. Lo peor es que entre unos y otros se encaminan al modelo chino que toma, de forma insostenible, lo peor del capitalismo y lo peor del socialismo. 

SOMOS LOS UNICOS QUE CREEMOS EN LA LIBERTAD DE TODA LA SOCIEDAD HASTA LLEGAR AL ESTADO Nosotros creemos en la libertad, pero no solo en la del individuo sino en la libertad de las familias, de los cuerpos sociales que se organizan de forma natural según intereses y necesidades, de los ayuntamientos, de las empresas, de las instituciones de toda clase que conforman una sociedad plural y sana. Creemos en el principio de subsidiariedad, ordenador de las libertades concretas que son las que permiten a cada persona o institución hacer su trabajo en paz y cumplir con su obligación sin presiones ni injerencias. Y al mismo tiempo creemos en el papel imprescindible que debe jugar el estado como regulador de la convivencia, como administrador de los recursos solidarios, como árbitro de las disputas que pueden surgir, y muy especialmente, como garante y protector de los más débiles. Cuidando cuestiones como un salario mínimo decente, o buscando el pleno empleo, o pensiones dignas, o todas esas cosas buenas en sí mismas que han garantizado trabajo, vivienda, sanidad, educación, protección social a todos los españoles. 

SOMOS LOS UNICOS QUE SABEMOS COMO CORREGIR EL ESTATALISMO Los estatalistas no entienden otras políticas que no sean las de más estado y menos sociedad (frente a las que nosotros exigimos: más sociedad y menos estado). Y así nos tienen, que nos nos dejan trabajar, que tienen a los profesionales, a los autónomos, a los pequeños empresarios, perdiendo el tiempo en papeleos, mirando de reojo a ver si viene la inspección, preocupados en el cumplimiento de normativas ridículas en lugar de dejarlos hacer cada cual lo que sabe y debe hacer. O a los pequeños comercios de proximidad, cerrando porque parece que el Estado prefiere una gran superficie hipercontrolada antes que veinte tiendecitas libres.Y lo mismo sucede, agravado, en ámbitos como la sanidad, o la enseñanza, donde el estado, una administración cada vez más totalitaria, obliga a los profesionales a mirar a sus ordenadores más que a la cara de los pacientes o los alumnos. Pero si pasa hasta en el campo y en el mar, donde los trabajadores españoles dedican más tiempo a ver qué se cuenta por Bruselas que a trabajar y todos sabemos que las coles de bruselas tampoco son uno de nuestros principales manjares. Y pasa con las políticas energéticas donde se podría hacer mucho más por potenciar una buena distribución sobre el terreno de un autoconsumo de energías limpias. Este estado desmesurado, esta política sacada de quicio ha conseguido que tengamos que estar más de la mitad del año trabajando para pagar unos impuestos abusivos. Impuestos que muchas veces se pierden en una administración desmesurada y fuente de corrupción, y en un derroche permanente, y en campañas de autobombo, cuando no en una política de subvenciones desquiciada y al servicio de la ingeniería social. ¿Subvenciones? Sustituyan en lo posible cualquier subvención por ventajas fiscales y veran como todo es mucho más sencillo. Menos subvenciones, menos impuestos, menos IVA, menos papá-estado pero más eficacia para conseguir un estado que cumpla con su verdadero papel. 

SOMOS LOS UNICOS CON AUTORIDAD MORAL CONTRA EL CAPITALISMO SALVAJE Los liberales, por su parte, reniegan también de papá-estado pero lo hacen para caer en el individualismo y en eso que se llama “capitalismo salvaje”. Quisieran tener una sociedad llena de empresarios brillantes y solo pueden conseguir una de emprendedores fracasados, individuos solos y rotos que, curiosamente, acaban alimentando de nuevo el estatalismo. Y no hablemos de los trabajadores quienes tendrían que tener una participacion en los beneficios y no la suelen tener. Y me acuerdo especialmente de toda una generación de jóvenes españoles que son víctimas de una explotación laboral sin precedentes. Para romper este círculo vicioso nosotros creemos que la economía no puede vivir al margen de las normas éticas y morales. No basta con que cuadren las cuentas. Hay que hacer que cuadre la justicia social. Los tramposos, los timadores y los trileros tienen que ir a la cárcel (y no se por qué cuando digo esto me vienen a la cabeza algunas instituciones bancarias que se han llevado un buen pellizco para ser rescatadas, que han incrementado enormemente nuestra deuda pública, que han colocado productos financieros fraudulentos sin que en este caso la inspección haya dicho ni mu, que deberían, además de pedir perdón, ayudar a mucha gente concediendo por ejemplo alquileres sociales.. Y que no deberían cobrar dividendos hasta que den créditos. 

SOMOS LA UNICA OPCION SOCIAL En definitiva, creemos que donde hay que poner el acento para ordenar las cosas de la política no es ni en el estado ni en el individuo, sino en la sociedad. En el esfuerzo compartido. Nuestra propuesta en materia de bien común, de políticas económicas y sociales, es una propuesta social, no socialista. Y está por la libertad, no por el liberalismo. Nuestro punto de vista es el del sentido común. Nuestro objetivo político es el bien común. 

SOMOS LOS UNICOS QUE TENEMOS UN DISCURSO CREIBLE CONTRA LA PARTITOCRACIA: LOS DEMAS SON PARTIDOS O ESCISIONES En el momento actual el enemigo público número uno del bien común es la partitocracia. Esa especie de guerra civil permanente de mentirijillas, ese teatro, ese paripé electoral que llena los telediarios para dar una apariencia de democracia, de pluralismo, libertad de elección. Nosotros queremos el fin de la partitocracia, un sistema corrupto de raíz, que deja todo el poder, todas las decisiones, en manos de oscuros comités de oscuros partidos en los que como dijo Guerra “quien se mueve no sale en la foto”. Es necesario terminar con este estado de cosas poniendo en marcha una gran operación de limpieza general de las instituciones. Es necesario que los cargos públicos se sometan a auditorías estrictas para que no pueda nadie aspirar a ganar de diputado lo que no fue capaz de ganar con un trabajo honrado. O, peor, que perpetúen sus privilegios incluso una vez apartados de la vida pública y enchufados en ciertas empresas que sirven como cementerios de elefantes políticos. Es imprescindible eliminar las subvenciones públicas de partidos y sindicatos. Hay que separar las tareas políticas de gobierno de las que signifiquen representación. Hay que establecer sistemas de listas abiertas. Hay que hacer que se cumplan las promesas electorales. Tiene que haber gobiernos que gobiernen, que den la cara, que cumplan su palabra y sus compromisos electorales. Y tiene que haber al mismo tiempo gente libre que envíe sus representantes libres a las instituciones, para que cuando llegue el caso sepan cumplir con el mandato de representar los valores y los intereses de su gente, y que se atrevan a limitar los abusos del gobierno. Pero esto no será posible mientras unos y otros, gobernantes y representantes sean parte de esa misma organización mafiosa, llena de privilegios, que algunos han denominado “la casta”. 

SOMOS LOS UNICOS QUE REPRESENTAMOS A LA ESPAÑA SILENCIOSA Se trata, como pueden ver, de objetivos muy ambiciosos, de aspiraciones urgentes y grandes. Nosotros no tenemos en nuestra mano la solución de todos los problemas políticos, sociales y económicos que aflijen a nuestros compatriotas. Lo que si tenemos es la firme voluntad de luchar para cambiar las cosas. Para ello ofrecemos esta Coalición como un cauce de participación. Solos no podremos lograr el objetivo. IMPULSO... ya lo veremos. Y SOCIAL lo seremos si conseguimos arrastrar al menos a parte de la sociedad viva. Queremos representar a esa España silenciosa de las familias honradas, a todos los movimientos vecinales que luchan por el bien común contra corriente, a los amantes de nuestra mejores tradiciones políticas. Cuando este proyecto que ahora presentamos consiga ser un auténtico Impulso Social, cuando lleguemos a todos aquellos a quienes queremos llegar en primera instancia, veremos grandes frutos. Y para eso no vamos a necesitar mayorías absolutas. Nosotros vamos a ser la minoría necesaria. El punto de referencia que hará que muchos discursos y muchas actitudes tengan que cambiar. Quiero terminar dando las gracias a maestros como Mariano Rajoy, Alfredo Pérez Rubalcaba, Luis Bárcenas... personas que nos ha enseñado cómo NO hay que hacer las cosas en política. Gente que nos lo ha puesto bastante fácil después de bajar de esa forma el listón. Somos muy conscientes de que ocupando este espacio político huérfano, este espacio transversal del sentido común y de unos principios anti-progres nos estamos ganando una serie de etiquetas, zancadillas y demás. Contamos con ello y no nos van a asustar. Contamos con vuestra ayuda así que gracias por la que nos habéis dado hasta aquí, por la que nos dáis hoy mismo y especialmente gracias por aquella que nos vais a dar. -También por los donativos-. Gracias y a por ellos! 

Javier Garisoain 

P.D. IMPULSO SOCIAL, además, se compromete con sus electores y con los ciudadanos a trasladar a las instituciones europeas cualquier iniciativa o protesta que, sin contravenir sus bases ideológicas, no encuentre eco ni defensores por minoritaria que sea.



Esta es una segunda versión, lo que llevaba finalmente preparado y que se parece bastante a lo que finalmente dije:

Bueno, vamos a ver si poco a poco vamos completando esta explicación sobre en qué consiste esta Coalición.

Yo entiendo que los que llevamos meses preparando las cosas tenemos ya una idea de conjunto que os tenemos que transmitir. Hemos decidido como sabéis explotar al máximo el factor sorpresa así que ahora, como decía Pepe Isbert, os debo una explicación, y esa explicación que os debo os la voy a dar.

Después de oir a Rubén nos ha quedado claro que esta la única opción auténticamente pro-vida y pro-familia. Alguno estará encantado de encasillarnos como “la coalición antiabortista”. Pues si, y no. Porque somos mucho más que eso.

Somos la única opción social.

Yo no se qué pasa pero cuando alguien se mete en política lo más normal es creerse Napoleón, o peor, creerse Stalin. Uno empieza a hacer planes sobre cómo va a arreglar todas las cosas, o sea, sobre cómo va a meter las narices en todas las cosas. Porque claro, soy un político, déjenme pasar, déjenme opinar sobre todo, déjenme controlarlo todo. Y así nos encontramos con que la mayoría de las opciones son ESTATALISTAS, INTERVENCIONISAS.

En el otro extremo, como aparente contrapeso están las teorías liberales. En teoría son pocos pero se les nota por la cantidad de víctimas que van dejando en todas partes. Entre nosotros y en los países empobrecidos. Su lema es una especie de “sálvese quien pueda”, o “el que venga detrás que arree”.

Lo más curioso es que estas dos opciones, la socialista y la liberal son dos extremos que se tocan y se ponen de acuerdo. Y son los que nos están llevando al peor de los sistemas posibles. A un sistema que coge lo peor del capitalismo y lo peor del socialismo: al modelo Chino.

Así vemos las cosas. Están los estatalistas. Están los individualistas. Unos y otros se ponen de acuerdo para hacer una sociedad masificada y desarticulada, fácil de manipular o controlar.

Nosotros por el contrario somos LA ÚNICA OPCION SOCIAL porque somos los únicos que ponemos en acento en LA SOCIEDAD. Nosotros creemos en la LIBERTAD, una libertad para cada persona, pero también para cada familia, para cada empresa, para cada ayuntamiento, para cada institución social que lo que necesita es hacer sus cosas en paz. Todo este conjunto de sociedades intermedias son lo que forma una sociedad sana, plural, equilibrada. Más difícil de controlar, o sea, más libre.

Uno de nuestros lemas es pues MAS SOCIEDAD Y MENOS ESTADO. Pero ojo, repito, no somos liberales. Nosotros queremos que exista un estado. Y un estado que tiene que ser como un levantador de pesos: pequeñito y fuerte. El estado tiene, en nuestra opinión, algunas cosas muy importantes que hacer, debe ordenar, debe coordinar, debe arbitrar... y debe especialmente proteger a los más débiles. Debe cuidar que no se pierdan todas esas cosas buenas que tenemos en sanidad, en educación, en pensiones, en protección social...

No se si merece la pena que os recuerde en qué se ha convertido la política sacada de quicio, el estado y la administración totalitarios en que vivimos. Resulta que la mayor parte de los españoles tenemos que trabajar más de la mitad del año para pagar unos impuestos abusivos. Ya con esto está todo dicho sobre un sistema vampiro que nos chupa la sangre. Los profesionales, los autónomos saben bien de qué estoy hablando. Saben lo que es no poder trabajar en paz. Estar mirando de reojo a ver si viene la inspección. Andar agobiado con el papeleo, con el cuento de las subvenciones. Y lo mismo les pasa a los agricultores que saben más de lo que pasa en Bruselas que de meteorología. Como si la col de bruselas fuera nuestro manjar número uno. Y lo mismo les pasa a los médicos, o a los maestros que por culpa de una administración absorvente se pasan el día mirando una pantalla de ordenador en vez de mirar a la cara a sus pacientes o a sus alumnos.

Lo peor de todo es que esos impuestos abusivos se van por el desagüe del derroche, para pagar una administración con millones de estómagos agradecidos, se van en subvenciones absurdas que alientan políticas de ingeniería social (lo mismo con el PP que con el PSOE, por cierto), se van en el pago de una deuda causada por unas instituciones bancarias a las que se les ha perdonado todo, que han sido rescatadas con millones de euros y que, encima, nos toman el pelo con el timo de las preferentes, con comisiones ilegales, con un reparto de dividendos y sin dar créditos a las pymes.

Es que nos engañan como a chinos (con perdón de los chinos). Los liberales, en teoría, quisieran una sociedad formada por empresarios de éxito. Pero mira por donde lo único que consiguen es una de emprendedores fracasados que pasan a engrosar la masa de desesperados que alimenta al final el estatalismo socialista, que pide todo de Papa-Estado.

En definitiva, nosotros somos la único opción social. Creemos en la sociedad, no en el socialismo. Creemos en la libertad, no en el liberalismo. Somos los únicos que de verdad creemos en el BIEN COMÚN.

SOMOS LOS ÚNICOS QUE TENEMOS UN DISCURSO CREIBLE CONTRA LA PARTITOCRACIA
La partitocracia es el enemigo público número uno del bien común. Y no lo decimos nosotros. Lo dicen hasta las encuestas del CIS. Los partidos del sistema, esos oscuros comités de oscuros partidos son un sistema corrupto de raíz. Es preciso poner en marcha una gran operación de limpieza general del sistema. ¿y cómo¿
  • con auditorías estrictas para que nadie se enriquezca con la política
  • limitando los privilegios como los cementerios de elefantes para ex-políticos
  • quitando las subvenciones a partidos y sindicatos
  • estableciendo listas abiertas
  • obligando al cumplimiento de las promesas electorales
  • separando en fin las tareas de gobierno de las tareas de representación que ahora están todas mezcladas en manos de LA CASTA
SOMOS LOS UNICOS QUE REPRESENTAMOS A LA ESPAÑA SILENCIOSA
El nombre de IMPULSO SOCIAL es ambicioso. Todo lo que estoy diciendo es, como veis, bastante ambicioso porque por mucho que nos empeñemos dar este IMPULSO SOCIAL no depende solamente de nosotros. Nosotros estamos empezando la bola de nieve, alguien tenía que hacerlo. Pero ahora lo que toca es salir a la calle y convencer, conseguir que se movilice esa mayoría silenciosa de familias españoles que están hartas, que votan tapándose la nariz o que no votan. Esa es la gente normal, la gente honrada, los vecinos que trabajan por el bien común sin esperar nada a cambio, esa es nuestra gente.

No es cuestión de mayorías absolutas, no vamos a las elecciones para conseguir votos a costa de lo que sea, no vamos a hacer demasiadas promesas electorales. Lo único que podemos hacer es ofrecer a IMPULSO SOCIAL como un cauce para lograr que seamos no una mayoría absoluta sino una MINORÍA NECESARIA. Un punto de referencia que obligará a muchos a pensar y hasta a cambiar su discurso. Ya lo veréis.

Quiero terminar dando las gracias a maestros como Mariano Rajoy, Alfredo Pérez Rubalcaba, Luis Bárcenas... personas que nos ha enseñado cómo NO hay que hacer las cosas en política. Gente que nos lo ha puesto bastante fácil después de bajar de esa forma el listón. Somos muy conscientes de que ocupando este espacio político huérfano, este espacio transversal del sentido común y de unos principios anti-progres nos estamos ganando una serie de etiquetas, zancadillas y demás. Contamos con ello y no nos van a asustar.

Contamos con vuestra ayuda así que gracias por la que nos habéis dado hasta aquí, por la que nos dáis hoy mismo y especialmente gracias por aquella que nos vais a dar. -También por los donativos-. Gracias y a por ellos!

Javier Garisoain
Publicar un comentario