31 dic. 2012

Lo que más o menos dije el 28 de diciembre ante la sede del PP

Hace unos cuantos años, bastantes años, cuando era estudiante universitario, un grupo de jóvenes carlistas lanzamos una pequeña campaña cuyo lema era: "Si estás con el PP no estás con el Papa". 


No nos inventábamos nada. En el cartel que hicimos se recogían unas declaraciones textuales de Jose María Aznar y otras de Manuel Fraga en las que afirmaban que, cuando llegaran al poder, no cambiarían la ley del aborto. 

Hubo entonces algún profesor que nos echó en cara nuestro atrevimiento por escoger ese lema tan provocativo. Aun recuerdo su cara. Y ahora estoy seguro de que lo que reflejaba su cara era miedo. ¿Miedo a qué? Supongo que era miedo a nosotros, jóvenes idealistas, miedo al que viene la izquierda, miedo al mismísimo PP, miedo a que el PP no fuera realmente lo que él deseaba que el PP fuera... y al que tal vez continúe votando... por miedo. 

Pero no se puede vivir siempre con miedo. 
En algún momento hay que salir a respirar aunque sea en una noche fría como esta. Salir a decir lo que realmente se piensa. En algún momento tenemos que romper con tanta hipocresía. 

Así que la cosa viene de lejos. Nosotros, los que estamos protestando ante la sede nacional del PP no hemos venido a pedirle un favor a un amigo. No nos sentimos traicionados porque los conocemos hace mucho tiempo. Ni siquiera estamos extrañados porque un año después no haya movido un dedo en contra del aborto. Nosotros no esperamos nada del PP. 

Lo que esperamos es que los líderes del movimiento pro-vida español reflexionen. Porque son ellos los que han convertido la lucha pro-vida en algo puramente educativo, puramente asistencial, puramente propagandístico... olvidando la dimensión política del aborto.

Y eso depende de nosotros, de los que estamos aquí, de los que hoy hemos salido a la calle convocados por esta nueva Coordinadora Española por la Vida. De nosotros depende que, a partir de mañana, el movimiento pro-vida español sea diferente. Menos ingenuo, más auténtico, más valiente.

Esta nueva Coordinadora Española por la Vida se ofrece como un foro abierto, plural, en el que todos serán bien recibidos, vengan de donde vengan, siempre que entiendan que la cuestión del aborto no es negociable. Porque nada, nada, nada justifica la muerte de un ser humano inocente. 

Estas concentraciones que se desarrollan hoy en toda España tendríamos que hacerlas a partir de ahora delante de las sedes de los partidos abortistas. O delante de los parlamentos. Porque los primeros culpables de que en este año que lleva el PP gobernando se haya eliminado a 120.000 niños antes de nacer no son los carniceros que montan negocios con la sangre de los inocentes (con perdón de los carniceros). Son esos políticos que han permitido y fomentado y hasta subvencionado la actividad criminal.

Hoy estamos aquí, unidos en contra de las leyes abortistas. Pero no nos quedemos aquí. El aborto es el colmo de los colmos. Es nuestro problema más urgente. Pero hay otros muchos problemas importantes que van a requerir de nuestro esfuerzo. Yo al menos, como político católico, tengo muy claro que no me conformaré con un PP sin aborto. Existen otros principios, los llamados principios no negociables... y existe en última intancia una forma católica de vivir en la vida pública y es la que se sintetiza en el grito de ¡Viva Cristo Rey!

Pero vamos a ir paso a paso. Consigamos acuerdos en torno a esos principios no-negociables, los que ya estamos en esta Coordinadora y otros que tienen que ir viniendo, por encima de nuestras diferencias. 

Hoy, 28 de diciembre, es un gran día para la lucha por el derecho a la Vida del no nacido. Hoy sentamos una buena base y teniendo esta buena base podremos alcanzar, juntos, nuevos objetivos. 

Gracias a todos por vuestro testimonio.

No os rindáis. 

No tengáis miedo. 

Por los Inocentes... ¡abajo el PP! ¡Viva Cristo Rey!

23 dic. 2012

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Que ni el papanoel cocacolero, ni las chorradas luminosas, ni el consumismo hipócrita, ni la cultura zombie, ni los solsticios nazis nos roben el auténtico sentido de la Navidad Cristiana: Dios se ha hecho hombre.

Si no te lo crees no celebres nada y déjanos en paz a los que dos mil años después aún estamos alucinados por la Buena Nueva. ¡FELIZ NAVIDAD!




21 dic. 2012

La CTC: el carlismo hoy

La historia del carlismo es ya una historia muy larga. Desde 1833 hasta 2011 han pasado 178 años. Ocupa parte del siglo XIX, todo el siglo XX y -de momento- parte del siglo XXI. Es tan larga que cada vez se nos hace más difícil conocerla entera y con todos los detalles. Pero como sucede en la historia de cualquier familia lo más importante es conocer la historia reciente.

Después de su participación en el Alzamiento-Cruzada de 1936-1939 la Comunión Tradicionalista Carlista fue ilegalizada por el gobierno del general Francisco Franco. Con los carlistas se cometió una gran injusticia porque aunque habían ayudado con los requetés a ganar la guerra, el gobierno cerró los círculos carlistas, prohibió las organizaciones de pelayos y margaritas, confiscó los periódicos tradicionalistas, etc.

Es verdad que el franquismo trajo cosas buenas, fue un periodo de paz y de orden, la Iglesia volvió a tener en sus manos la educación... pero al prolongar una dictadura tanto tiempo, casi durante 40 años, se acostumbró a la gente a vivir dependiendo del estado en vez de reconstruir una sociedad viva y tradicional.

En aquellos años tan difíciles, el jefe de todos los carlistas era el Regente Don Javier de Borbón-Parma, él y los dirigentes del carlismo trabajaban por mantener viva a la Comunión y aunque faltaban medios y libertad los carlistas se seguían reuniendo en muchos actos. El más importante era el de Montejurra, en Navarra.

Cuando Franco nombró sucesor suyo a don Juan Carlos de Borbón, descendiente de la dinastía liberal, quedó ya muy claro que el carlismo tenía que organizarse por su cuenta, como siempre lo había hecho. El problema es que en aquella época, los años 60 y 70, la sociedad española sufrió unos cambios enormes. El mundo rural fue despoblándose y las ciudades crecieron; la Iglesia entró en unos años de crisis y confusión; las ideologías de moda -liberalismo, socialismo, nacionalismo...- contaminaron entonces a muchos católicos y a muchos carlistas. El resultado es que el carlismo pasó unos años de divisiones y problemas internos graves que lo apartaron de la lucha política y electoral en unos momentos en que hubiera sido muy necesario. El hijo de don Javier, don Carlos Hugo de Borbón-Parma, convenció a muchos carlistas para que cambiaran el Ideario de siempre (Dios, Patria, Fueros, Rey) por un lema nuevo: "Socialismo, Federalismo, Autogestión". Además cambió el nombre de la Comunión por el de Partido Carlista.

En mayo de 1986 varios grupos de carlistas que no estaban de acuerdo con todos esos cambios (Unión Carlista, Comunión Tradicionalista, Comunión Católico-Monárquica...) organizaron en El Escorial el Congreso de la Unidad y reconstituyeron entonces la actual Comunión Tradicionalista Carlista. En la CTC mantenemos el ideario de siempre, el de Dios, Patria, Fueros, Rey, y trabajamos por aplicarlo a la política española, aunque por desgracia no sabemos o no está del todo claro quién es realmente el Rey de España. La CTC está dirigida por la Junta de Gobierno y tiene juntas y delegaciones regionales repartidas por toda España. Desde 1986 los presidentes de la Comunión han sido: Miguel Garisoain, Domingo Fal-Conde, Carlos Ibáñez y María Cuervo-Arango, la actual presidenta.

En estos últimos 25 años, la Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) ha mantenido y reconstruido la organización carlista, ha puesto en marcha distintas iniciativas para llevar el mensaje del carlismo a la sociedad y se ha convertido en un punto de referencia para todos los españoles que quieran saber qué dice hoy en día la Tradición política española.

(NOTA: este texto fue redactado en 2011 dirigido a los chavales de Cruz de Borgoña)

Lo que más o menos dije en la Fiesta de la Juventud Carlista de Pamplona

No se si sería especialmente bueno, pero desde luego fue breve.

El pasado domingo 16 de diciembre, en Pamplona, en el "rincón de la aduana", ante el monumento a la Virgen Inmaculada, patrona de los jóvenes carlistas, después de un mucho más profundo discurso de Pedro Juan Urroz,  vine a manifestar aproximadamente estas tres convicciones:

1º. Que se acercan tiempos recios. Y que es lógico que vengan así pues hace décadas que es malo lo que se siembra, especialmente en el campo político-social que es el que a los carlistas más nos afecta como carlistas.

2º. Que no existe en España nada parecido a la Comunión Tradicionalista Carlista. Que hay algunas otras cositas, pequeños partidos que ponen parches, buenas iniciativas locales, etc. Pero nada parecido a esta Comunión que entronca directamente con la España de siempre, que sale a la calle y celebra públicamente el día de su patrona María Inmaculada, que mantiene una coherencia admirable.

y 3º. Que hemos de crecer. Que otras veces ha pasado y que muchos vendrán a buscar en el carlismo lo que nadie más puede ofrecerles. Y que eso nos obliga a nosotros, los que ya estamos dentro de esta Comunión a organizarnos mejor, y a formarnos más para saber dar razones de por qué somos lo que somos.

(NOTA: la imagen que ilustra esta entrada es de hace seis años... pero la rescato ahora porque me gusta especialmente, creo que este es el tipo de imágenes que deberíamos difundir de nuestros actos. Pocas fotos y seleccionadas con intención. Por si sirve como sugerencia a nuestros responsables de propaganda). 

10 dic. 2012

Diálogo hipotético que un par de cabrones no tan hipotéticos han mantenido recientemente

- Mira, se me está ocurriendo una idea
- ... maquiavélica, supongo.
- Si, claro. Vamos a hacer un experimento. A ver hasta dónde llegamos.
- ¿Quieres lanzar otra vez un globo-sonda?
- Bueno, más o menos... ¿conoces este libro? Lo ha editado Planeta...
- No me jodas que ahora te dedicas a leer cosas del Papa Ratzinger.
- Tranquilo que no me va a convertir, recuerda que estudié en un colegio de curas. Me lo se todo, je, je. Fíjate, en este capítulo habla de la mula y el buey del Belén. Este hombre es un intelectual plasta y, bueno, no se qué es lo que pretende, pero da la sensación de que tiene mucho tiempo libre o que se aburre en el cargo porque me parece raro que se dedique a escribir sobre estas chorradas de las figuritas del Belén.
- Vale, no se a dónde quieres ir a parar...
- Espera. El Papa se enrolla como una persiana hablando de no se qué simbolismos ocultos detrás de los animales del portal así que ya tengo el titular: "El papa suprime la mula y el buey del belén" o algo así.
- ... un momento... ¡pero si aquí, al final, dice que la conclusión es que hay que seguir poniendo a los animales!
- Es igual, y además ¡en eso consiste el experimento que te estoy proponiendo! ¿cuánta gente crees que va a leer lo que realmente dice el Papa? Para cuando 50.000, o 100.000 personas lo puedan leer ya será tarde. Los curas intentarán aclarar las cosas, en su típico estilo pacífico y aclarador que ya conoces. No conseguirán mas que animar el debate. Ya me estoy imaginando a Martínez Camino embrollando aún más la cosa. No tienen nada que hacer. Para entonces nosotros habremos metido el titular a millones de personas desde la agencia EFE y con el País, la Vanguardia... ese mismo día saltará a las televisiones y todo el mundo empezará a hacer chistes. Los belenistas se cabrearán con los párrocos.
- ¡Ja, ja! eres un niño muy malo, los reyes magos te van a traer carbón.
- Calla, calla, que lo de los reyes también puede entrar en el lote. Anda, déjame hacer una llamada. Recuerda que esto es solo un experimento. Ya verás cómo nos será útil para cosas más serias.

5 dic. 2012

Héroes con bigote

De pronto me dí cuenta de una de esas tonterías que no quieren decir nada pero que algo querrán decir. No se si me explico. Me di cuenta de que casi todos mis héroes -empezando por Nuestro Señor- tienen bigote, o barba con bigote, o perilla con bigote... No quiero decir que la gente sin bigote no me merezca respeto. De hecho reconozco entre ellos a la mayor parte de mis amigos y maestros contemporáneos y también a mis héroes del estamento clerical. Supongo que será porque el siglo XX ha marcado el apogeo de las máquinas y aperos de afeitar. Pero los héroes con bigote... tienen algo especial. Eso sí; lo que no encuentro bajo ningún punto respetable es la barba sin bigote. ¿Nerón?... ¿Lincoln?... quita, quita.

Pienso en santos barbudos (y bigotudos) como San José y todos los Patriarcas, San Francisco Javier y los primeros jesuítas, los Apóstoles (sí, también San Juan), San Pío de Pietrelcina, San Ezequiel Moreno... En majestuosos reyes barbados como los Magos de Oriente, los Austrias y casi todos los de la Reconquista, Carlomagno, los reyes carlistas... En políticos u hombres de acción de bigotes como Hernán Cortés y los conquistadores, Lech Wallesa, Manuel Fal Conde, Zumalacárregui, Luis de Trelles, los Cristeros mejicanos, Tomás Caylá... En escritores o pensadores como Antonio Aparisi, Juan Vázquez de Mella, Gilbert Chesterton, Valle-Inclán o Giovanni Guareschi... hasta en héroes de ficción como don Quijote, Cyrano de Bergerac, Astérix y Obélix... Superlópez (sí, Superlópez ¿qué pasa?)... Por todo ello no he tenido más remedio que dejarme bigote.

P.S.
Gracias a mi querida cuñada Berta he podido llegar a la siguiente conclusión científica:

Según mis estudios histórico-antropológicos existen cuatro clases de hombres: 



Los mejores son los que tienen barba y bigote. 
Después van los que tienen solo bigote que por lo general son gente maja e interesante. 
Luego los que no tienen nada -entre los cuales hay de todo- 
y finalmente quedan los peores que son los que tienen barba sin bigote. 


P.S.2.
Me gustaría incluir también a Mario Moreno "Cantinflas" en mi lista de héroes con bigote pero no se si ponerlo en la categoría de hombres de acción o en la de pensadores.

4 dic. 2012

Algo sobre Unamuno y los requetés

Siempre me ha llamado la atención esta imagen. Acerca del día aquel de 1936 de la bronca entre Unamuno y Millán Astray, en Salamanca -disgusto que significó la desaparición pública del entonces rector de la universidad- se suele afirmar que el rector salió ileso gracias a la señora de Franco, allí presente, y al cardenal Pla y Daniel. No digo lo contrario, pero yo en la foto veo a varios requetés en una actitud dignísima. Ellos, los guardianes de la ortodoxia, supieron ser también los de la tolerancia. Ellos, los viejos carlistas con fama de exaltados y radicales, son de los pocos que mantienen el tipo frente a una masa fanatizada por el ambiente cultural fascista de moda. ¡Qué buen ejemplo!

Y es que sobre Unamuno hay más de una cosa que aclarar y desmentir, como muy bien explica Manuel Morillo en este artículo: http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=26316